Melania Trump, como buena modelo, sabe cambiar de piel con cada nueva tendencia, pero la etapa que ahora afronta como primera dama será, en cuestión de estilo, una incógnita que pronto se resolverá. De momento, analizamos su evolución desde sus inicios como maniquí a la opulencia de ser la señora Trump.

Guardar

Guardar

More from MamásLatinas: Melania Trump desnuda, vestida ridícula + 18 otras fotos que NO quiere que veas

Imágenes via Getty

En 1999, Melania Trump no se llamaba Melania Trump pero ya apuntaba maneras. 1

En 1999, Melania Trump no se llamaba Melania Trump pero ya apuntaba maneras.

Image via Splash

Todavía tenía un deje de país comunista en su sobriedad y su nombre no era sino Melania Knauss. Eso sí, este vestido bien ajustado en tono lila y brillos nos parece que, puesto hoy en día, seguría deslumbrando.

Advertisement

Cuando Melania conoció a Donald. 2

Cuando Melania conoció a Donald.

Image via Getty

Su cabello era mucho más oscuro, su silueta igual de envidiable y, a pesar de estar saliendo con un multimillonario, apostó por un look clasico en blanco, sobrio, cómodo y hermoso. Donald Trump y su flequillo, en cambio, incólumes hace ahora 15 años.

Advertisement

Los confusos comienzos del nuevo siglo le trajeron sus looks menos afortunados. 3

Los confusos comienzos del nuevo siglo le trajeron sus looks menos afortunados.

Image via Getty

En 2002, Melania se enfundó este vestido que, en cambio, no nos convence nada. Las transparencias que hacen de ese corpiño un picardías y la caida de la falda con el remache en tul nos parecen bastante insípidos. ¿Tú qué crees?

Comienza a aclarar su pelo y muestra estilos tan informales como este conforme avanza la década. 4

Comienza a aclarar su pelo y muestra estilos tan informales como este conforme avanza la década.

Image via Getty

A pesar de su espectacular físico, Melania puede llevar atuendos tan normales como esos pantalones vaqueros y esa camiseta fucsia. Eso sí, escotazo que no falte y buena transparencia. Tiene un toque vulgar, pero nos gusta.

Advertisement

Comienza el ascenso social y no puede evitar entregarse a fondo en la Met Gala. 5

Comienza el ascenso social y no puede evitar entregarse a fondo en la Met Gala.

Image via Getty

En 2004, Melania cumplió su sueño de ir a la alfombra roja del año. La temática no pudo dar más juego para sus gustos barrocos: "Las amistades peligrosas". Y así, como si fuera la mismísima Madame de Tourvel, apareció con ese vestido que juega con el tiro largo y el corsé sin miramientos.

Advertisement

Como buena señora de Trump y buena europea del Este, las pieles le pierden. 6

Como buena señora de Trump y buena europea del Este, las pieles le pierden.

Image via Splash

Esa es nuestra Melania. Bien de exceso millonario, bien de temática eslava. Las pieles, estés a favor o en contra, parecían ser su hábitat natural en esta fiesta de cumpleaños de Stephen Schwarzman. Era 2007 y Donald Trump y ella ya habían pasado por el altar.

Advertisement

En 2010 ya lucía como una auténtica "newyorker" 7

En 2010 ya lucía como una auténtica

Image via Splash

En la sencillez, la versastilidad y la comodidad glamorosa está el truco de ser neoyorquino y Melania, aun desde su torre, no quiere dejar de pertenecer a la vida social de Manhattan.

En 2011 demostró por qué el blanco es su color favorito. 8

En 2011 demostró por qué el blanco es su color favorito.

Image via Splash

No preguntes por qué. Le sienta como un guante.

 

Advertisement

No tenemos fotos de su boda, pero esto es lo más parecido. 9

No tenemos fotos de su boda, pero esto es lo más parecido.

Image via Splash

Melania sabe llevar los vestidos de los grandes diseñadores. En cuanto llegue a la Casa Blanca habrá que ver quién será su modisto o modista de cabecera. Tom Ford, por ejemplo, ya aseguró que se negaba a colaborar con ella. Carolina Herrera y Tommy Hilfiger son de los pocos que apuestan por ella como un nuevo hito del estilismo presidencial.

También el negro le da un toque muy sensual. 10

También el negro le da un toque muy sensual.

Image via Getty

En 2014 paseó con este modelo en negro con chantilly en lugares estratégicos. No sabemos si ese toque felino que tiene Melania es lo que se espera de una primera dama, pero no podemos esperar a ver cómo resulta la mezcla.

 

Advertisement

También puede tener un toque bien modosito cuando quiere. 11

También puede tener un toque bien modosito cuando quiere.

Image via Getty

Melania puede poner cara de niña buena cuando quiere. Sabe ser versátil, que para eso es modelo. Y en 2015 acudió tan inmaculada a la fiesta del Saturday Night Live, programa con el que ahora no creemos que se lleven tan bien. Todo es tan impredecible en esta nueva era...

Siempre impecable, esperamos lo mejor de ella como primera dama. 12

Siempre impecable, esperamos lo mejor de ella como primera dama.

Image via Splash

Ahora llega el momento de la verdad. Nunca una primera dama había llegado con tanta experiencia ante los flashes y con tanta carrera en la moda. ¿Será eso bueno o malo? ¿Será tan integradora como Michelle Obama o tendrá un discurso elitista? Veremos.