Hombres latinos son los más vanidosos, pero mi esposo ¡es el menos!

En los últimos tres meses ha habido en mi casa una campaña de intimidación contra mi maridito. La presión es para que se ponga protector solar y humectante antes de salir de casa y que se pinte las canas.

¡Ojo!, la campaña no es mía, la han organizado mis hijos que muy a mi sorpresa, a los 5 y 9 años están totalmente enterados de qué tipo de jeans son los más cool, lo último en cortes de cabellos para niños varones y la importancia de cuidarse la piel. Cuando cayó en mis manos el último reporte de la organización de investigaciones de mercado The NPD Group Inc. sobre el alza en las compras de productos de belleza para hombres, entendí que mis chiquitos son parte de la tendencia del momento.

Advertisement

Según el informe, nueve de cada 10 hombres compran productos de belleza, aunque para ellos los esconden bajo la etiqueta de aseo personal, y el año pasado los hombres en Estados Unidos gastaron 10 mil millones de dólares en este tipo de compras. Un tercio en productos para la piel.

El estudio de NPD agrega que los hombres latinos y afroamericanos son los principales compradores de productos de belleza masculina. Traté de sorprenderme, pero la imagen del macho hispano todo perfumado y con el cabello engominado se apareció en una esquina de mi memoria. Nuestros hombres siempre han sido vanidosos, bueno creo que todos los hombres lo son, pero los nuestros se enorgullecen de su apariencia impecable.

En nuestra cultura el aroma de un perfume caro es un símbolo tan importante de estatus social como un buen reloj y, en algunos de nuestros países, tan o más determinante que el carro. De hecho, un hombre latino gasta en promedio 8 dólares más al mes que uno de ascendencia anglosajona. Estamos hablando de mucho dinero.

Como buen latino, mi marido considera un buen aftershave y perfume parte indispensable de su rutina de aseo, asíe es también con el gel para el cabello. Convencerlo de usar un jabón especial para la cara no fue tarea fácil, y el tema del humectante y el protector solar, lo resolvimos con un producto que luce bien de macho, y que realmente le protege. Ahora, donde está irreductible es en lo del tinte para el cabello. A mí me encantan sus canas, pero los niños no ceden. La semana pasada lo persiguieron por todo el supermercado gritándole: “papi, lo que necesitas: Just for men”.

¿Y a ti, te gusta un hombre coqueto que se cuide?

Imagen vía Parker Michael Knight/flickr