Levanta la mano si tienes acidez gestacional. Ugh! Con lo tediosa que es… Como sé cómo te sientes, quiero compartir contigo unos cuantos tips que te ayudarán a evitarla. También te digo cuáles son los antiácidos qué no debes usar durante el embarazo. ¡Que te mejores!

Más en MamásLatinas: 7 Fáciles consejos para recuperar la figura luego del embarazo

Imagen vía iStock

No te excedas en la cantidad de alimentos que ingieres. 1

No te excedas en la cantidad de alimentos que ingieres.

Imagen vía iStock

Lo que sucede es que el estómago tiene menos espacio para expandirse cuando estás embarazada. Los expertos recomiendan que hagas seis minicomidas, en vez de las típicas tres.

Advertisement

Identifica los alimentos que te provocan acidez. 2

Identifica los alimentos que te provocan acidez.

Imagen vía iStock

Suelen ser aquellos ácidos, grasosos, fritos, picantes o chocolatosos. También, algunas bebidas, como el café y las sodas causan acidez.

Advertisement

Opta por los alimentos líquidos, pues suelen caer mejor. 3

Opta por los alimentos líquidos, pues suelen caer mejor.

Imagen vía iStock

Añade más sopas y batidos, incluso el yogur, a tu dieta, ya que mientras más suave el alimento, mejor tu cuerpo lo digiere.

 

Cuida lo que comes antes de dormir. 4

Cuida lo que comes antes de dormir.

Imagen vía iStock

La acidez suele dar por la noche, así que evita comer pesado por lo menos tres horas antes de acostarte.

Advertisement

Acuéstate a dormir en posición bocaarriba. 5

Acuéstate a dormir en posición bocaarriba.

Imagen vía iStock

Además, procura que tu cabeza quede elevada, al igual que tus pies. De esta manera, los ácidos del estómago no subirán con tanta facilidad al esófago.

Advertisement

Cuidado con los antiácidos y sus efectos secundarios. 6

Cuidado con los antiácidos y sus efectos secundarios.

Imagen vía iStock

Tal vez necesites un antiácido de vez en cuando, pero ten en mente que usarlos en exceso aumenta la cantidad de calcio en tu cuerpo. Según los expertos, esto puede afectar la absorción de hierro.

Evita también los que tienen hidróxido de aluminio o carbonato de aluminio, salicilato o ácido acetilsalicílico y bicarbonato de sodio. Mejor, consulta antes con tu médico.