Las 6 frases más graciosas y comunes que dices cuando estás embarazada

Estoy convencida que los maridos, esos que se portan bien cuando la mujer está embarazada, en verdad se merecen un premio, porque la mayoría de nosotras nos volvemos, realmente insufribles y cursis durante el embarazo. Si compramos unos zapaticos, o un trajecito, lo contemplamos a cada rato, y pensamos que él se va a emocionar de esa manera también. Pero recuerda, que él no tiene ese contacto directo con el bebé, todavía lo siente algo distante, aunque no lo diga. Y durante 9 meses, cuando estamos en esa 'montaña rusa' de emociones que es el embarazo, decimos cada cosa, que no puede sino causarle gracia al marido y a todos. Veremos cuáles son esas expresiones o frases que decimos en el embarazo, sigue leyendo… 

Advertisement

Lee Más en ¿Qué Más?  4 Juegos divertidos para que tus hijos aprendan sobre su historia familiar 

1. Con estos pechos parezco una vaquita lechera. Al menos yo la dije muchas veces, cuando me aumentaron los senos por lo menos 2 tallas. ¡Qué cantidad de cambios físicos emocionales experimenta una durante el embarazo!. Y el busto es uno de esos cambios importantes.

2. Tengo tanta hambre que me comería un elefante. Nos da un apetito voraz durante el embarazo, el cuerpo necesita suficientes nutrientes y vitaminas para poder 'hacer crecer' a la criaturita.

3. ¡Con este trajecito me lo voy a comer a besos! En estos meses tus emociones, tus pensamientos y todos tus planes giran en torno al bebe. Y una dice expresiones graciosas todo el tiempo. Quiene nos escuchan, callan o se ríen.   

4. ¡Parece que me comí una aceituna! Yo solía decir esto porque siempre he sido delgada, y en verdad seguía flaca pero con mi 'barriguita' que parecía una aceitunita. En ocasiones son otros quienes le dicen una frase similar a la embarazada.

5. Parezco balón de fútbol. O, ¡estoy redonda por todas partes! Muchas mujeres se engordan unas cuántas libras, y con este tipo de expresiones desahogan un poco su ansiedad.

6. Este niño va a ser futbolista, me patea todo el tiempo. A partir del cuarto mes más o menos, se comienzan a sentir las 'pataditas' del niño, y es maravilloso sentir sus movimientos. Bueno, no siempre, a veces se 'lucen' con la patada y sientes como que te 'remueven' todo por dentro. Y hay que respirar profundo. Recuerda siempre conservar el buen humor, así se navegaras mejor esta etapa de cambios constantes. ¡Suerte!

Imagen vía Corbis

Topics: las frases graciosas de una embarazada