Se han visto  lugares excepcionales donde algunas mamás han dado a luz, pero ésta se lleva el premio gordo entre los casos más insólitos e insospechados.

De acuerdo a la versión del Daily News, Vanessa DeLeon, una mujer del área de Houston acudió a inscribir a su hijito Alexis a la escuela mientras se encontraba en pleno alumbramiento.

Ella juraba que le daría tiempo de llegar al hospital, pero la naturaleza no espera y su cuarto bebé nació ahí mismo, con ayuda de una enfermera ¡Qué manera insólita de llegar al mundo!

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Remedio casero para combatir las manchas en el embarazo

En la época de mi abuela era normal dar a luz con ayuda de una partera, en condiciones si se quiere un tanto precarias. Eran otros tiempos pero en la actualidad, una se imagina esos menesteres con todos los avances médicos, científicos y la mayor comodidad posible ¡Todo es súper monitoreado!

Sin embargo, la señora DeLeón era tan entregada a sus crías que temía perder el cupo en el pre kinder para su pequeño y se tomó la molestia de acudir a formalizar la inscripción. Aún cuando el tiempo apremiaba y la bolsa de agua estaba a punto de romperse.

"¿Me falta algo más? Porque estoy de parto ahora y debo irme", preguntó la apurada mamá quien jamás sospechó que la enfermería del instituto educativo pasaría a ser su sala de partos ¡De lo más improvisado!

Obviamente ya no había para dónde correr. Dos de sus bebitos mayores presenciaron el arribo de Geovanni, su nuevo hermanito en pleno colegio. ¡¿Cómo?!

A la mamá parturienta la llevaron hasta la sala de enfermería donde dio a luz a su bebé de seis libras, tres onzas. La enfermera de turno tuvo un día inesperado y fue quien ayudó a que la criaturita saliera del vientre de mami sin problema alguno ¡Dios la bendiga! 

No vayan a pensar que tuvo tiempo de buscar ayuda. "Estaba buscando mis guantes, me los iba a poner y en eso vi al bebé coronándose", explicó la enfermera Ashleigh Morris quien tenía el celular en mano pretendiendo hacer una llamada que nunca salió.

"En eso vi al bebé, no tuve opción, ¿sabes? La madre pujaba y halamos al bebé hacia afuera", relata la salvadora y menos mal que fue dentro de la escuela.

Las condiciones bastante inusuales en que el pequeño Geovanni vio la luz conllevaron a que lo tuvieran que envolver en las franelas escolares. No había más nada disponible pero más allá de eso, lo importante es que tanto la mamá como el bebé salieron bien.

La moraleja de todo esto es que lo mejor es no inventar ningún disparate cuando estén próximas a dar a luz. Así se trate de inscribir a su hijo en el mejor colegio del mundo. La naturaleza es sabia y va marcando las pautas para la llegada de ese nuevo ser al mundo ¡Obedezcamos sus designios!

 

 

Imágenes vía KXAS-TV

Topics: bebes  nacimiento  parto  alumbramiento  noticias de salud