5 cosas que pensaste que no podías hacer durante el embarazo, pero que sí puedes

Si tuviera un centavo por todo lo que alguien suponía que no podía hacer durante el embarazo - bueno, ya sabes. En serio, el embarazo no es una sentencia de muerte. Tu vida no termina repentinamente porque te esté creciendo otra persona en el útero. Claro, hay algunas cosas que debes evitar, como, tú sabes, drogas, cigarrillos, alcohol. Pero en general - con excepción de los embarazos de alto riesgo - en realidad puedes seguir viviendo tu vida más o menos como siempre. Aquí hay cinco cosas que pensaste que no podías hacer durante el embarazo, pero que absolutamente puedes:

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: 6 Secretos para salvar tu pobre vagina después del parto

Beber café. Somos latinas y la mayor parte de nosotras crecimos en una cultura de café fuerte. Personalmente, a menudo me refiero al café como la "savia vital". Si tu estómago no lo tolera, eso es otra cosa, pero puedes consumir hasta 300 miligramos de cafeína al día de forma segura. Lo que significa que probablemente puedes tomar tanto una taza en la mañana como un cafecito en la tarde sin ningún problema. Especialmente si bebes un tostado espresso oscuro tipo español, que en realidad tiene menos cafeína.

Dormir boca abajo. Mi médico se rió de mí cuando le mencioné esto. Sus palabras exactas fueron: "¿Te dije que no podías?" Básicamente, puedes dormir boca abajo hasta que tu médico te diga que no debes (algo que probablemente no hará), o hasta que ya no te sientas cómoda haciéndolo. Yo tenía casi nueve meses de embarazo y seguía durmiendo boca abajo casi tres cuartas partes del tiempo.

Viajar. La mayoría de los médicos te dirá que empieces a quedarte cerca de casa entre las 34 y 36 semanas. Aparte de eso, los viajes sólo están limitados por tus preferencias y las políticas de tu medio de transporte. Para las líneas aéreas es normalmente de 30 a 34 semanas y para las líneas de cruceros es de 24 semanas. Mi consejo: haz reservaciones para esa "luna de bebé" justo en el medio de tu segundo trimestre, y ¡que te aproveche!

Comer fiambres, perros calientes, queso, etc. El miedo es el riesgo de contraer una infección por listeria. La listeria está comúnmente presente en muchos tipos de alimentos y el riesgo de que te enfermes por ella no aumenta durante el embarazo. Sin embargo, es mucho más difícil de tratar si la contraes y puede afectar al bebé. Suena aterrador, pero sólo tienes que asegurarse de que las carnes sean calentadas al vapor y que los quesos suaves estén hechos con leche pasteurizada (en los EE.UU. siempre es así).

Ejercicio. No puedo hacer suficiente hincapié en que el ejercicio es una parte importante del embarazo. Te ayuda a mantenerte en buen estado durante el embarazo, te hace estar mejor preparada para el trabajo de parto y el parto mismo y te ayuda a recuperarte después de que nace el bebé. Puedes mantener casi cualquier régimen de ejercicios que estuvieras haciendo antes de quedar embarazada, hasta que ya no te sientas cómoda - incluso si incluía el levantamiento de pesas. En ese momento puedes suavizarlo en la medida en que sea necesario. Si no hacías ejercicio antes, habla con tu médico sobre un programa seguro para empezar.

 

Imagen vía Thinkstock

Topics: about pregnancy  advice  controversy  early pregnancy  first pregnancy  health  pregnancy tips  pregnant  tips