Ahora que el bebé nació tienes mil cosas que hacer. Todas al mismo tiempo. Cuándo alimentarlo, qué hacer si llora, cómo sostenerlo para bañarlo… y cómo quitarse esas libras que se acumularon durante el embarazo. No te angusties. Podrás hacerlo y no es tan difícil. Aquí te decimos cómo.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Dieta para la fertilidad: los nutrientes que necesitas para quedarte embarazada

1. No hagas dieta. Te parecerá extraño, pero comprometerse con una dieta estricta podría ser perjudicial para tu objetivo de perder peso. Lo que debes hacer es consumir exclusivamente alimentos saludables, lo que deja por fuera el azúcar. NO ES CIERTO que una madre que está lactando deba comer productos azucarados para endulzar la leche que le da a al bebé.

2. Toma mucho líquido. Debes mantenerte hidratada. Tomar mucha agua previene la deshidratación y contribuye a que comas menos, además de que acelera tu metabolismo.

3. Duerme bien. Probablemente, no puedas dormir ocho horas seguidas. Entonces aprovecha cuando tu bebé duerma para hacerlo tú también. Toma todas las siestas que puedas. No uses ese tiempo precioso que debes destinar al descanso para hablar por teléfono o para hacer nada que no sea darle reposo a tu cuerpo y a tu mente. El sueño profundo y reparador te ayudará a bajar de peso.

4. Se realista con tus metas. Ten en cuenta que podrías no ser capaz de volver a tu peso anterior al embarazo o a la forma que tenía tu cuerpo. Para muchas mujeres, el embarazo causa cambios permanentes, como un vientre más suave, caderas un poco más anchas y una cintura más grande. Lo otro es que el vientre tarda un poco en volver a su lugar. La lactancia ayuda en este sentido.

5. Come frutas y vegetales. Puedes hacer batidos de fruta, con agua o con leche descremada. También puedes agregarles una par de cucharadas de yogur desnatado.Prueba las verduras a la parrilla, como berenjena, calabacín, pimentón, cebolla y champiñones. Otra buena idea son las cremas de vegetales hechas con leche descremada. 

6. No te saltes ninguna comida. Tendrás mucho qué hacer. Pero no dejes de hacer ninguna comida. Si haces cremas de vegetales, puedes congelar varias porciones para que tengas buena alimentación disponible y menos trabajo.

7. Muévete, haz ejercicio. Dos semanas después del parto puedes empezar tu plan de ejercicio. Comienza lentamente con ejercicios ligeros y estiramientos. Dar unas vueltas a la manzana con tu bebé en su cochecito califica como ejercicio para empezar. Escucha tu cuerpo y aumenta gradualmente la intensidad del ejercicio durante los próximos dos meses. Lo más importante es detenerte de inmediato si sientes molestia o dolor.

8. Recuerda que NO tienes que comer por dos. Lo que sí debes hacer es comer solamente alimentos saludables, bajos en grasa, que no tengan grasas trans ni azúcar refinada.

Recuerda que no existe la píldora mágica para adelgazar. QUIENES LA OFRECEN MIENTEN MISERABLEMENTE.

Lo que debes hacer es cuidar lo que comes, no dejar tu alimentación al azar ni a los caprichos. Y hacer un poco de ejercicio todos los días.

Imágenes vía Thinkstock

Topics: comer saludable  embarazo reciente  hacer ejercicio  nutrición  perder peso  post parto