3 cosas que toda futura mamá debe saber sobre su barriga

No existe cosa más linda, que la pancita de una mujer embarazada, pues es uno de los símbolos de vida más lindos que se puedan ver. Y aunque todas son distintas, muchas mujeres, cuando se embarazan, comienzan a preguntarse, si será normal que la barriga les esté creciendo tanto, o por el contrario, si es natural que su pancita todavía no se note. Lo cierto es que, no hay un tamaño ideal, pero sí hay algunas cosas, en las que te puedes fijar, para asegurarte que todo está bajo control (además de acudir al doctor para que revise que tu bebé se está desarrollando adecuadamente), como sugiere el portal Mibebeyyo.com.

Lee más en ¿Qué más?: Si estás embarazada y tu esposo tiene uno de estos trabajos, ¡cuidado!

Advertisement

Demasiado líquido amniótico. Aunque está presente en mayor o menor cantidad en todas las mujeres, cuando la presencia de líquido amniótico es excesiva, el útero comienza a crecer más rápido de lo normal. Si este es el caso, el doctor deberá asegurarse de que la madre no presente problemas de diabetes gestacional  (un problema en mujeres embarazadas con niveles de azúcar altos en la sangre). Para ello, se recomiendan análisis de sangre para determinar los niveles de azúcar en la sangre y así descartar o no, este padecimiento.

Tamaño más pequeño: Si tu barriga es más pequeña que la del resto, no tienes que preocuparte, pues lo que cuenta es el tamaño del feto y éste no se refleja en las dimensiones de la panza. Aunque ésta sea pequeña, las medidas de tu bebé podrían ser normales y hasta éste podría pesar más de lo normal. Así es que, mientras tu médico te diga que tu bebito se está desarrollando de forma natural, no te preocupes si no te ha crecido mucho la barriguita, pues en general, esta no se nota hasta antes de las 12 semanas de embarazo.

Si tu barriga es muy grande. Tampoco te preocupes demasiado, ya que esto no significa que tu bebé vaya a ser obeso, ni nada por el estilo. Una barriga grande, depende de varios factores como la flexibilidad de los músculos, exceso de grasa, o la constitución de la madre. De acuerdo al sitio, guiamamaybebe.com, si los músculos de una madre no son muy firmes, entonces el abdomen podría crecer más de lo normal. Así es que, mientras tu médico te diga que el bebé que viene en camino está en perfectas condiciones ¡no te preocupes de lo demás!

Como verás, una pancita grande o chica, no se relaciona con el bienestar del bebé. Cada cuerpo es distinto y la pancita de una mamá, no se verá igual a la de otra, aunque tengan las mismas semanas de embarazo. Mejor disfruta de esta bella etapa porque, en definitiva, no hay una panza perfecta. Y mientras tu médico te diga que todo está bien, no tienes de qué preocuparte ¡Así es que ánimo y que disfrutes tu embarazo!

Imagen vía Trevor Bair/flickr

Topics: embarazo  mamas embarazadas  mamas primerizas  panza