Nada peor que las náuseas durante el embarazo. De todas las incomodidades que las mujeres debemos aguantar en el proceso de crear una nueva vida, para mí estas son las peores. Sí, peor que las hemorroides y hasta el dolor de la ciática.

Quizá te parezca una exageración, pero seguro que no pasaste como yo los nueve meses vomitando por las esquinas, incapaz de salir a la calle sin una bolsa plástica para emergencias. Imagínate, que mi esposo me invitó, para celebrar mi  primer embarazo, a tomar un té en el prestigioso Hotel Plaza en Nueva York, y dejé los elegantes sándwichitos de pepino, a 15 dólares cada uno, en un basurero de una plaza cercana.

Cuando decidimos buscar al segundo bebé, me metí de cabeza en Internet para no pasar por lo mismo, y no te diré que no sentí nada, pero estos remedios ayudaron bastante.

Lee más en ¿Qué más?: Se podrían detectar los trastornos genéticos de un bebé antes de que nazca

-No te levantes con el estómago vacío. Antes de ir a dormir coloca en la mesita de noche un plato con galletas de soda, o algo similar. Cuando te despiertes, empieza a comerlas despacito, y espera unos cinco minutos antes de ponerte de pie.

-Consume productos a base de jengibre. Pocos alimentos naturales ayudan tanto a los mareos y las ganas de vomitar como el jengibre. Es casi mágico. La soda (refresco, gaseosa) Ginger Ale, los tés, las galletitas, los panes de jengibre te pueden dar una mano a la hora de detener esa sensación tan desagradable.

-Come despacio y con bocados pequeños. Las náuseas son una reacción de tu cuerpo a las altas dosis de hormonas que provoca el embarazo. Dale a tu estómago la oportunidad de procesar la comida despacio y lidiar con todo poco a poco.

-No pases hambre. Lo peor que puedes hacer es quedarte con el estómago vacío por mucho tiempo. En las horas en que los mareos son peores ayuda hasta tener en la boca constantemente caramelitos de jengibre, canela o miel. Recuerda siempre tener en la cartera una meriendita.

-Usa acupresión. Un acupunturista amigo me enseño los puntos que los chinos adjudican a los mareos, están en los bordes del final de los brazos, dónde la muñeca se une con la mano. Apriéta ambos lados, justo después de la bolita, hacia la mano.

-Habla con tu médico. Si las náuseas son tan fuertes que no te permiten mantener comida y/o líquidos dentro, es necesario que acudas a tu obstetra. La deshidratación es uno de los peores enemigos de las embarazadas. Hoy en día los doctores están recomendando una medicina anti-náuseas que le dan a los pacientes de cáncer y que no causa problemas al bebé. El nombre genérico es Ondasetron. Si no te la ofrecen, pregunta directamente por ella. Pero no tomes nada sin consultarlo con un proveedor de salud, ni siquiera Dramamine.

Si conoces de otros métodos contra los mareos, compártelos en la sección de comentarios o cuéntame si los míos te funcionaron.

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Imagen vía Thinkstock

About the author

Alicia Civita lives in Florida, with her Argentinian husband, her two boys, 7 and 10 years old, her two rescued pit bulls, a parrot, and a red bearded lizard. She has lived and written from Caracas, Madrid, Rio de Janeiro, Buenos Aires, and New York, among other cities. Since becoming a mom she has learned to sew, craft, and play videogames. She dreams with hosting a party with all of her Facebook friends.

Read More
LIKE WHAT YOU JUST READ?
Click LIKE below to find other posts like this one!
Keep Reading

To leave a comment on this story, please log in with:
  • Facebook
  • MamásLatinas
  • Comment as a Guest
you are logged in as (logout)
Submitting comment, please wait...