La obesidad ha sido vinculada a muertes fetales, partos prematuros y algunos defectos congénitos. Pero ahora un nuevo estudio ha encontrado que el riesgo de autismo se incrementa en casi un 70 por ciento cuando las mujeres son obesas durante el embarazo. Además, el riesgo de tener un bebé con otro trastorno del neurodesarrollo se duplica para estas mujeres, como indica en un estudio publicado hoy en línea en Pediatrics.

Esta provocativa nueva investigación es la primera en relacionar el peso de la madre con el autismo, pero debe quedar claro que no demuestra que la obesidad causa el autismo

Advertisement

Según el estudio, los chances de que las mujeres embarazadas obesas tengan un niño con autismo es de 1 en 53, comparado con el promedio de 1 en 88 para la mujer no obesa.

Con más de un tercio de las mujeres estadounidenses en edad fértil consideradas obesas, los hallazgos de este estudio no deben tomarse a la ligera. Y, si bien, la crítica en torno a la cantidad de peso que las mujeres embarazadas aumentan es a veces bastante ridículo, la realidad es que todas las mujeres embarazadas deben esforzarse por mantener un peso saludable por el bien de sí mismas y el de sus bebés.

En el estudio, las madres con diabetes fueron ligeramente más propensas a tener un bebé con autismo, pero los investigadores no saben si esto es sólo por casualidad, ya que los números no fueron lo suficientemente grandes como para hacer la asociación con seguridad. La asociación entre la diabetes y otros trastornos del desarrollo neurológico, sin embargo, fue más fuerte.

Aunque se necesitan hacer más estudios, si tu tienes 35 libras de sobrepeso o más, deberías considerar seriamente bajar de peso antes de quedar embarazada... hoy más que nunca.

¿Qué piensas de este estudio?

Imagen vía Thinkstock

Topics: array