¿Adelantarías tu parto para que tu esposo moribundo conociera a su bebé?

¿Cuántas cosas somos capaces las mujeres de hacer por amor? Al parecer muchas, y Diane Aulger lo demostró dando a luz a su bebé antes de lo previsto para darle a su esposo moribundo la oportunidad de conocer a la pequeña Savannah.

Mark Aulger fue diagnosticado con cáncer de colón el pasado mes de abril. Tras ocho meses de batallar contra la letal enfermedad, someterse a quimioterapia y demás tratamientos médicos, la pareja pensaba que había ganado la batalla.

Celebraron las navidades con sus cuatro hijos –cinco con la bebita que venía en camino- y creyeron que la enfermedad era parte de su pasado. Sin embargo, a principios de enero, el hombre de 52 años  fue traslado de emergencia al hospital.

Advertisement

Casi no podía respirar. Fue diagnosticado con fibrosis pulmonar y era obvio que el desenlace de su historia sería más temprano que tarde con la enfermedad apuntando en el tablero ganador. Así que su esposa a quien le faltaban un par de semanas, decidió inducir el nacimiento de su hija para que su agonizante esposo la conociera.

Los doctores prepararon una sala de parto provisional junto al padre, quien falleció pocos días después de haber tenido en los brazos a  la pequeña - su quinto retoño-.  De hecho, al día siguiente de que la recién nacida estuvo junto a su padre por 45 minutos, él cayó en coma hasta que falleció cinco días después.

Lee más en ¿Qué más?: 10-year-old Latina girl helps her mother deliver baby sister (VIDEO)

¿Qué piensas de la actitud de Diane Aulger? ¿Hubieses hecho lo mismo por tu moribundo esposo? La historia de los Aulger ha levantado controversia. Hay quienes dicen que bajo ninguna circunstancia se justifica la inducción del nacimiento de la pequeña Savannah. Sin embargo, como sólo faltaban dos semanas para su nacimiento, los doctores se aseguraron de que el riesgo para la recién nacida fuera mínimo.

Lee más en ¿Qué más?: ¿Debes abortar si tienes cáncer?

Hay otras –entre quienes me cuento- a quienes les ha parecido que ésta es una verdadera historia de amor. Es más, no me quiero ni imaginar cómo se sentiría Diane Aulger, quien por un lado estaba viviendo la inmensa alegría de tener a su hija recién nacida en los brazos y por el otro estaba despidiendo a su comapañero, al padre de sus hijos, a quien vió consumirse en las garras de la fatal enfermedad. ¿Qué piensas tú?

¿Habrías hecho lo mismo que Diane Aulger?   

Imagen via YouTube