8 Consejos sencillos para criar hijos amables y generosos


iStock

Un gran error que a veces cometemos al educar a nuestros pequeños, es forzarlos a practicar los valores más desde un "deber ser" que desde un "querer hacer". Y una de las virtudes más importantes para que practiquen de forma genuina, es la generosidad. En estos tiempos de crisis mundial en todos los sentidos, nada mejor que enseñarles el camino de la solidaridad y la empatía, es solo así que llegarán a ser generosos de corazón sin sentirse obligados. Quizá te parezca una tarea difícil, sobre todo porque a muchos niños les es difícil compartir. Sin embargo, si sigues estos pequeños consejos, lograrás que tus hijos tengan este valor en su corazón por el resto de su vida y contribuyan a reparar el mundo que tanto anhelamos tener. Así que pon atención.

Más en MamásLatinas:10 preguntas que debes hacerte para saber si estás criando hijos felices

La generosidad y la amabilidad son cualidades necesarias para un cambio de raíz en la humanidad. Es por ello, que tu ejemplo es un requisito imprescindible. Un niño generoso aprenderá a compartir en la vida, libre de apegos y sobre todo de manera desprendida si lo ve primero en ti. Por eso, es sumamente importante que lo vaya sintiendo de poco y a su propio ritmo para que sea auténtico. Inténtalo con estas estrategias que te comparto.

El consejo más importante de todos, aunque te suene paradójico: “no lo obligues a compartir".

El consejo más importante de todos, aunque te suene paradójico: “no lo obligues a compartir

iStock

Tu pequeño, puede sentir que le quitan algo muy preciado, algo que le brinda seguridad y que por falta de experiencia y de comprensión de la realidad, puede llevarlo a pensar que será algo que nunca recuperará. 

Advertisement

Enséñale a pensar también en los demás pidiéndole que dedique un dibujo o un cuento a alguien.

Enséñale a pensar también en los demás pidiéndole que dedique un dibujo o un cuento a alguien.

iStock

Es importante que viva la experiencia de la sonrisa que puede provocar a los otros haciéndolos felices con un pequeño detalle. Si decide contar un cuento a su hermanito, por ejemplo, estará haciendo todo lo posible para que se divierta. Así aprende a dar. 

Advertisement

Utiliza pequeñas historias, cuentos o libros que hablen sobre la generosidad.

Utiliza pequeñas historias, cuentos o libros que hablen sobre la generosidad.

iStock

Además de fomentar juntos el hábito de la lectura, es una excelente oportunidad para que le hagas preguntas como por ejemplo: ¿Qué personaje te gustó más?, ¿Por qué? ¿Qué harías tú si…? Es una forma ideal de adentrarlo a la comprensión y asimilación del significado de generosidad.

Guíalo a que tenga pequeñas acciones altruistas y a que sea solidario.

Guíalo a que tenga pequeñas acciones altruistas y a que sea solidario.

iStock

La compasión puede surgir de preguntas como por ejemplo: ¿Qué crees que sienta esa persona que duerme bajo el frío? ¿Por qué los niños se pusieron tan contentos cuando les regalaste ropa? Así que más allá del hecho de donar o compartir, como verás, se trata de sentir.

Advertisement

Cuando lo recojas en el colegio, platícale tu acción solidaria del día y pídele que te diga la suya.

Cuando lo recojas en el colegio, platícale tu acción solidaria del día y pídele que te diga la suya.

iStock

Esto es una forma de motivar e impulsar la conducta generosa. Si cada uno se pone como meta una acción solidaria del día y pone atención a ello durante una conversación cotidiana, se convertirá en un hábito no forzado.

Como te lo mencioné inicialmente, debes predicar con el ejemplo.

Como te lo mencioné inicialmente, debes predicar con el ejemplo.

iStock

Puedes dejarle un pequeño detalle en su habitación para que lo encuentre cuando regrese del colegio. Pueden dar un poco de su tiempo a niños huérfanos o ancianos de algún asilo. Puede observar tu solidaridad al llevar comida a tu amiga enferma, por ejemplo.

Advertisement

Pongan una meta familiar a la semana como práctica de generosidad para la comunidad.

Pongan una meta familiar a la semana como práctica de generosidad para la comunidad.

iStock

Las opciones podrían ser recoger la basura que se encuentren en la calle durante una semana o colocar recipientes de agua a los perritos sedientos en la calle. Lo importante es practicarlo y preguntar: ¿Cuántos perritos crees que ayudamos? ¿Cuánta contaminación evitamos en la comunidad?

Enséñalo a trabajar en equipo y siempre agradece sus contribuciones en casa.

Enséñalo a trabajar en equipo y siempre agradece sus contribuciones en casa.

iStock

Es importante un reconocimiento basado en frases como: “Agradezco que hayas recogido tu habitación, así me ahorraste tiempo”. Esto le hará saber que su contribución, siempre  tiene un efecto positivo en alguien más.

 

Topics: niños  educación de los niños  consejos  consejos para criar hijos