iStock

Los niños pequeños no se levantan una mañana y deciden hacerle la vida difícil a los papás a la hora de la comida por que sí. La mayoría tienen sensibilidades con los sabores, las texturas, la temperatura y hasta la forma con la que luce la comida en el plato, que ellos mismos no entienden o no saben expresar bien.

Más de MamásLatinas: Mitos y realidades acerca de los niños difíciles a la hora de comer

Por eso es importante prestar atención a qué le dicen que no, e incluso más importante, a qué le dicen que sí. Fíjate qué tienen en común las comidas favoritas de tus niños. 

Quizá es el aderezo, o la forma en qué se cocina. Incluso puede ser hasta los ingredientes. Si no te queda claro a simple vista, comienza a llevar un diario de alimentos. ¡Ahí está la clave!

Acuérdate que los hábitos alimenticios que se adquieren en la infancia les marcarán para el resto de la vida.

 

Ten paciencia y creatividad a la hora de introducir nuevos alimentos a su dieta. 1

Ten paciencia y creatividad a la hora de introducir nuevos alimentos a su dieta.

iStock

También comienza de a poco. Como ves, en este plato hay un solo 'arbolito' de brocoli. Será más fácil convencer a tu niño que coma un poquito la primera vez, que si le sirves un plato completo.

Pero además, no te quedes pegada en lo que te han enseñado que combina. Si tu hijo disfruta de la mayonesa, pues ya sabes qué tienes que ponerle a los alimentos que rechaza.

Advertisement

Haz platillos que puedan comer con la mano. 2

Haz platillos que puedan comer con la mano.

iStock

Será más fácil para ti y para tu niño aceptar hacer un esfuerzo, si además no se tiene que preocupar por los buenos modales.

¡Además no hay nadie puede negar que la comida sabe mejor así!

Advertisement

Agrega los sabores preferidos por tus chicos. 3

Agrega los sabores preferidos por tus chicos.

iStock

Un poquito de ketchup, por ejemplo, puede hacer que las verduras bajen más fácilmente.

No conviertas la mesa en un campo de batalla. 4

No conviertas la mesa en un campo de batalla.

iStock

Una niña feliz estará más dispuesta a afrontar un alimento que le de miedo, o que le produzca una sensación nueva en la boca.

Además, esto impedirá que en el futuro, tu hijo o hija use la comida como algo para molestarte.

Advertisement

Reclútalos para que te ayuden a cocinar. 5

Reclútalos para que te ayuden a cocinar.

iStock

Aunque no tenga nada que ver con sabor, lo que uno prepara suele saber delicioso.

Advertisement

El dulce sí puede ir con lo salado. 6

El dulce sí puede ir con lo salado.

iStock

Los colores de las frutas y una buena presentación hará de un platillo así de lindo irresistible.

Advertisement

La cebolla, el ajo y las especias pueden hacer la diferencia. 7

La cebolla, el ajo y las especias pueden hacer la diferencia.

iStock

Si tus niños no disfrutan de las texturas, hazlos puré, pero agrégalos a las comidas.

Sin olvidar que el exceso de sal es malo, adereza bien la comida. 8

Sin olvidar que el exceso de sal es malo, adereza bien la comida.

iStock

Muchos creen que los niños no disfrutan de sabores diferentes, pero es un mito.

Advertisement

Experimenta con aceites diferentes. 9

Experimenta con aceites diferentes.

iStock

El rechazo puede ser incluso al que usas normalmente. Afortunadamente, hoy en día hay una variedad increíble.

No descartes la idea de esconder ciertos ingredientes. 10

No descartes la idea de esconder ciertos ingredientes.

iStock

Zanahorias en los brownies y cebolla molida en las albóndigas son trucos infalibles.

Advertisement

No hay mejor ingrediente que el amor. 11

No hay mejor ingrediente que el amor.

iStock

Juegos y risas harán la comida más amena, los platillos menos intimidantes y la experiencia más positiva.