iStock

Si los niños viniesen con instrucciones, seguro que habría un capítulo que explique cuándo hay que preocuparse por su salud, y no solo cuándo hay que llamar al pediatra, sino cómo explicar lo que le está pasando a nuestros hijos para que nos tomen en serio.

Más de MamásLatinas: 9 Motivos por los que estar siempre a prisa puede ser dañino para tus hijos

Levantar el teléfono y comunicarnos con la oficina del pediatra es una decisión complicada para toda mamá, pero en especial para las mamás latinas, que estamos acostumbradas a los doctores de nuestros países. Es una realidad.

Sin embargo, afortunadamente hay reglas al respecto y aquí las tienes claritas, para que no te confundas y recibas de las enfermeras y el doctor la mejor actitud y los consejos adecuados para cuidar a tus pequeños.

En el caso de la fiebre, depende de la edad de tu hijo. 1

En el caso de la fiebre, depende de la edad de tu hijo.

iStock

Si tu bebé tiene menos de tres meses, llama al doctor ante cualquier aumento de temperatura, por más pequeño que sea. Si aún está en pañales, o hasta como los 2 años, no te preocupes a menos que pase de 102.

Advertisement

Más de tres días de fiebre también es una señal de alarma. 2

Más de tres días de fiebre también es una señal de alarma.

iStock

Significa que su cuerpito no está ganando la batalla contra cualquiera que sea la causa de la temperatura. Si la fiebre está acompañada de otros síntomas preocupantes como nauseas o dolores intensos comunícate con la oficina pediátrica de inmediato.

Advertisement

En el caso de los niños más grandes depende también de otros síntomas. 3

En el caso de los niños más grandes depende también de otros síntomas.

iStock

La Academia Pediátrica de Estados Unidos asegura que para que la fiebre en los niños más grandes sea considerada alta debe rondar los 104 grados F. Eso equivale a 40 grados centígrados. Si esto sucede llama al doctor o la doctora de inmediato y haz todo lo que puedas para bajarle la temperatura.

Si el vómito o diarrea dura más de 12 horas. 4

Si el vómito o diarrea dura más de 12 horas.

iStock

Una de las amenazas más comúnes a la salud infantil es la deshidratación. No te descuides.

Advertisement

La tos en los recién nacidos siempre es delicada. 5

La tos en los recién nacidos siempre es delicada.

iStock

Los pulmones de los bebés menores de tres meses aún están madurando y es relativamente fácil que se les complique la tos. Llama a la oficina del médico.

Advertisement

En los niños más grandes depende de cuánto dure. 6

En los niños más grandes depende de cuánto dure.

iStock

También de la intensidad. Si la tos está afectando el descanso de tu niño por la noche, o está acompañada de fiebre y malestar por más de tres días, es hora de comunicarse con los médicos.

Advertisement

Una erupción puede significar malas noticias. 7

Una erupción puede significar malas noticias.

iStock

Hay varias enfermedades, bacteriales, virus o eruptivas, que comienzan con ronchas en el cuerpo. Si duran más de 24 horas, o viene acompañadas de fiebre te conviene buscar ayuda pediátrica para tus niños.

Debes llamar al pediatra si sospechas que tu hijo tienen una de las enfermedades eruptivas de la infancia. 8

Debes llamar al pediatra si sospechas que tu hijo tienen una de las enfermedades eruptivas de la infancia.

iStock

Sarampión, paperas, rubeola, varicela, roseola, etc. Todos esos males para los que los hemos vacunados aún les pueden dar, aunque mucho más leve. Es importante saber qué está pasando con tus hijos y si hay peligro de que contagien a alguien más, dentro o fuera de la familia.

Advertisement

El dolor al hacer pipi puede ser un problema. 9

El dolor al hacer pipi puede ser un problema.

iStock

Un problema urinario siempre necesita algún tipo de tratamiento.

El estreñimiento puede ser una complicación si dura varios días. 10

El estreñimiento puede ser una complicación si dura varios días.

iStock

En los niños pequeños es esencial llevar el control de las veces que van al baño, aunque ya lo hagan solitos.

Advertisement

La falta de energía durante mucho tiempo debe preocuparte. 11

La falta de energía durante mucho tiempo debe preocuparte.

iStock

Hay enfermedades "silenciosas" que tienen pocos síntomas. Un niño letárgico también puede tener anemia o estar en deficiencia de algunas vitaminas.

Un dolor que no pasa o una herida que no cierra requieren de atención. 12

Un dolor que no pasa o una herida que no cierra requieren de atención.

iStock

No subestimes a tus niños cuando te dicen que llevan varios días con dolor de cabeza, o con un dolorcito en las extremidades. Pueden tener problemas de la vista, sufrir de alguna enfermedad o hasta tener una lesión. Créeles cuando te dicen que les duele algo.