iStock

Aunque no lo creas, hay ingredientes prácticamente invisibles que le puedes añadir a la comida de tus hijos para hacerla más nutritiva y más sabrosa, y algunos de ellos son originarios de nuestros países latinos.

Más de MamásLatinas: 7 Cosas que tienes que dejar de hacer si quieres que tus hijos coman sano

Lo mejor de estos ingredientes, especias y aderezos es que muchos no tienen sabor, o casi no se ven en las comidas, así que crearán poca o cero resistencia.

Pero además, son nutritivos y hasta protegen de enfermedades en la infancia y a futuro. ¡No vas a creer lo buenos que son para la salud de toda la familia!

El ajo es espectacular para evitar las infecciones. 1

El ajo es espectacular para evitar las infecciones.

iStock

Además, es fantástico para sazonar la comida, sin colocar demasiada sal, que le hace mal a todo el mundo, incluyendo a los niños.

Además, un niño que crece comiendo ajo y poca sal, se estará protegiendo de enfermades cardivoasculares mortales.

Advertisement

La chía es uno de los llamados súper alimentos. 2

La chía es uno de los llamados súper alimentos.

iStock

Las semillitas pueden esconderse en cualquier bebida o pudín. Ayudan mucho en la digestión y además están llenas de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3 (ácido alfa-linolénico) ALA de origen vegetal.

Advertisement

Aceite de oliva tiene vitaminas A, D, K y E. 3

Aceite de oliva tiene vitaminas A, D, K y E.

iStock

Además, su alto contenido oléico activa la absorción del calcio, ayuda a la digestión y a prevenir el colesterol en la adultez.

La cúrcuma es un tubérculo oriundo de Los Andes. 4

La cúrcuma es un tubérculo oriundo de Los Andes.

iStock

En América Latina se conoce por los nombres azafrán cimarrón; yuquilla (Cuba), turmérico, jengibrillo (Puerto Rico), palillo cholón, palillo chuncho, guisador y palillo.

Tiene antioxidantes que ayuda a mantener la salud del cerebro. Eso sí, no le des a los niños la versión en pastillas. Lo mejor es incoporarlo de forma natural en las recetas de tu familia.

Advertisement

La cebolla ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo. 5

La cebolla ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo.

iStock

También es buena para la circulación y funciona increíble como remedio para la tos. Lo importante es usarla con moderación y en la infancia temprana, solo como condimento.

Si a tu hijo le molesta la textura de la cebolla, puedes licuarla antes de incorporarla a la comida. También puedes hacerles aritos de cebolla o buscarte recetas divertidas.

La maca tiene alto contenido de aminoácidos, vitaminas, minerales, carbohidratos y fibras. 6

La maca tiene alto contenido de aminoácidos, vitaminas, minerales, carbohidratos y fibras.

iStock

Tampoco tiene sabor y se disuelve totalmente en líquido, así que puedes agregarla a jugos, cereales o pudines. Hasta en el flan.

 

Advertisement

El aguacate es otro de los súper alimentos. 7

El aguacate es otro de los súper alimentos.

iStock

Es un fruto rico en potasio, magnesio, calcio y hierro. Si tus niños lo ven raro es un forma natural, lo puedes convertir en puré y agregarlo a cremitas, o hasta untarlo en el pan como si fuera ketchup.

La quinoa no tiene gluten y está cargado de proteina vegetal. 8

La quinoa no tiene gluten y está cargado de proteina vegetal.

iStock

En el continente americano se cosecha en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Estados Unidos.

La puedes agregar al arroz, a las papillas y hasta a las hamburguesas.

Advertisement

El chocolate es sumado injustamente a la lista de alimentos chatarra. 9

El chocolate es sumado injustamente a la lista de alimentos chatarra.

iStock

Es el único dulce que tiene un alto valor nutritivo, en especial el que no tiene azúcar añadido. Lo importante es que los niños no abusen de él y que no lo coman tarde, porque es un fuerte estimulante.

Las batatas o papas dulces son una excelente fuente de vitamina A. 10

Las batatas o papas dulces son una excelente fuente de vitamina A.

Además tienen un alto contenido de fibra, lo cual es excelente para los niños (¡y los grandes también!)