Un niño de 11 años se suicida por una broma macabra en las redes

El horrible caso de un niñito de once años que se quitó la vida en Michigan después de una "broma macabra" en las redes sociales vuelve a recordarnos lo importante que es permanecer vigilantes y enseñar a nuestros hijos los peligros de internet. Te cuento.

Advertisement

Más en MamásLatinasEnseña a tus hijos a defenderse del bullying con estos 10 consejos

Tysen Benz era un niño feliz y enamorado de su novia, una chica de 13 años que por motivos que aún no alcanzo a comprender, el 14 de marzo decidió gastarle una broma y "fingir" que se había suicidado. No solo eso, sino que con ayuda de otros amigos, circuló el rumor a través de las redes sociales para que le llegara la noticia.

La noticia le llegó y fue tal el impacto que el niño terminó ahorcándose en su habitacón. Cuando sus familiares lo encontraron colgado del cuello aún estaba con vida. Fue trasladado de urgencia a un hospital y permaneció varios días en coma hasta que terminó falleciendo el pasado 4 de abril.

Katryna Goss, la mamá de Tysen, lleva días pidiendo que se haga justicia y alzando la voz contra de este tipo de actos sin sentido, y ha culpado de lo ocurrido a la novia de su hijo, que tiene 13 años y cuya identidad no se ha dado a conocer porque es una menor.

La policía confirmó este jueves que la fiscalía del condado de Marquette, donde vive la familia, acaba de presentar cargos contra una menor, presumiblemente la novia de Tysen, por el uso de una computadora para cometer un crimen.

Katryna no se va a quedar callada y además de lanzar una campaña para recaudar fondos, está alzando la voz para alertar sobre los peligros del acoso a través de las redes y el bullying. "Es un asunto muy grave. De la forma en que se usan hoy en día, las redes desensibilizan a los chicos y realmente provocan un gran daño", aseguró.

"Estos niños ni siquiera piensan que lo que están haciendo en las redes es real. No entienden la magnitud de sus palabras y cómo sus acciones pueden impactar en otras personas. Los padres tienen que supervisar lo que hacen sus hijos en las redes para que cosas así no vuelvan a pasar", dijo la mamá.

Realmente sigo sin comprender cómo pueden ocurrir estas desgracias en el mundo que nos ha tocado vivir. Ningún niño de once años debería llegar al extremo de quitarse la vida. No hay justificación que valga. No, no y mil veces no. Descansa en paz Tysen.

Imagen vía Prayers to Tysen/Facebook

Topics: sucesos  escuela  acoso  infancia  bullying