Deja a un lado la lista de quehaceres y toma un tiempo cada día para decirle a tus hijos lo mucho que los quieres. Pruebas estas ideas:

Advertisement

1. Escoge un espacio en la casa para colgar su arte. Deja que tus hijos elijan algunos de sus proyectos favoritos para poner en marcos y exhibirlos. Y no tienes que gastar una fortuna--puedes encontrar marcos en las tiendas de segunda mano--. Una vez que sus dibujos y pinturas estén enmarcados y colgando en la pared, verán lo mucho que aprecias sus obras de arte. Y si no son artísticos, usa ese espacio para sus trofeos o tareas con buenas notas, por ejemplo. Lo importante es darle importancia a su trabajo.

2. Guarda el teléfono, apaga las pantallas y mantente presente. Somos muchos los padres que vivimos distraídos por el flujo constante de información, entretenimiento y comunicación, y no nos damos cuenta de todo el tiempo que las pantallas les roban atención a nuestros hijos. Pon un límite al tiempo que las pantallas estén encendidas y trata de solo revisar los mensajes, redes sociales y email en el teléfono cada tres ó cuatro horas en vez de tener el teléfono en la mano constantemente.

3. Asegúrate de alabarlos por su buena conducta. Cuando son chiquitos, escuchan la palabra "no" tantas veces al día que lo importante es resaltar sus logros y decirles algo positivo cuando se portan bien.

4. Comparte una comida con ellos en su restaurante favorito. Por ejemplo, si tus hijos siempre te piden Chicken McNuggets de McDonald's, elige un día para darles ese gusto. Es una opción más sana que nunca ya que los nuevos Chicken McNuggets están hechos con 100 por ciento carne blanca de pollo sin sabores ni colores artificiales, y ahora, sin conservantes artificiales. Y si es un día bonito, aprovecha el drive-thru y lleva la comida al parque para hacer un día de campo.

5. Escúchalos. Más que cualquier otra cosa, los niños requieren de tu atención. Por eso es tan importante fomentar la conversación. Una forma fácil de hacer esto es hacerles preguntas, pero también debes procurar escuchar todas las historias fantásticas que te quieran contar--aun si no te parecen importantes--y contestar lo mejor que puedas todas sus preguntas.

6. ¡Díselo! Con el corre corre de la vida moderna, es fácil olvidarse de tomar un minuto para mirarles a los ojos y decirles que los queremos. Además de expresarlo verbalmente, también es muy significativo algo tan sencillo como una sonrisa. Aun si estás estresada y con un millón de cosas en la cabeza, debe ser una prioridad sonreírles cuando los ves y decirles lo mucho que los quieres.

Topics: consejos  crianza