Qué horror encontrar tantos videos de cámaras escondidas en los salones de clases y ver como algunos que se dicen llamar maestros son abusivos con los niños. He sabido de historias que suenan increíbles porque el maestro está para educar, no para maltratar o abusar de su poder. Muestra esta lista a tus hijos y que te cuenten si sucede para hablar con las autoridades pertinentes.

Lee más en ¿Qué más?: Protege a tus hijos de los complejos causados en la escuela con estos 8 consejos

Imagen vía Corbis

Humillación verbal sin importar los sentimientos que provocan 1

Humillación verbal sin importar los sentimientos que provocan

Imagen vía Corbis

No es posible que no entiendas, ¿qué tienes en la cabeza'?, no funciona tu cerebro... Son frases recurrentes. Hazle hincapié a tu hijo que el respeto que reciba se base en instrucciones claras, precisas, “sin ofensas ni gritos” y que es obligación del maestro explicar cualquier duda.

Advertisement

Críticas destructivas 2

Críticas destructivas

Imagen vía Corbis

Lastiman la autoestima del niño, frases como: lo estás haciendo terrible, nunca vas a lograrlo o siempre lo haces mal, disminuyen su sensación de capacidad ante los retos. Hazle saber a tus peques que son capaces de aprender poco a poco y que el maestro tiene la obligación de ser paciente.

Advertisement

Lo pone en evidencia con temas personales 3

Lo pone en evidencia con temas personales

Imagen vía Pixabay

Una maestra dijo: "Ya me contó tu mamá en la junta que te duermes toda la tarde, por eso nunca traes la tarea completa ¿verdad?". Sus compañeros le pusieron el apodo de osa dormilona y lo llevó durante 6 años. Hazle saber a tus pequeños que nada de casa puede ser abierto por la maestra en el salón frente a todos.

Cuando lo compara con sus compañeritos 4

Cuando lo compara con sus compañeritos

Imagen vía Pixabay

Frases como: “Si fueras tan inteligente como… estarías con honores o si fueras bien portado como tal… no te pondría cinco en conducta”. Las comparaciones son innecesarias en la educación, los docentes deben avocarse a la conducta del niño y de nadie más.

Advertisement

Cuando es incongruente y contradictoria 5

Cuando es incongruente y contradictoria

Imagen vía Pixabay

Los docentes que un día son permisivos porque están de muy buen humor pero cuando están de malas les niegan el mismo permiso, son incongruentes. Normas son normas así que educa a tus hijos en el respeto a los reglamentos escolares y así estarán siempre en la misma línea.

Advertisement

Cuando lo ridiculiza 6

Cuando lo ridiculiza

Imagen vía Corbis

Se burla provocando que el grupo haga lo mismo. A un amiguito de mi hija su maestro le dijo "Con el uniforme todo mugroso, pareces vagabundo" y todos los niños comenzaron a reírse. Pide a tus pequeños que te cuenten cuando han sentido burlas de la maestra.

Advertisement

Cuando los descalifica o los desvaloriza 7

Cuando los descalifica o los desvaloriza

Imagen vía Corbis

Una mirada inquisidora, una sonrisa sarcástica ante una respuesta equivocada o un comentario como Tu siempre das respuestas equivocadas sobran. Enseñar requiere de ir paso a paso en la capacidad del niño y el maestro tiene que lograr ser entendido.

Cuando pone un apodo o mote 8

Cuando pone un apodo o mote

Imagen vía Corbis

Aunque entre compañeros de escuela son frecuentes los sobrenombres, es importante que tu hijo sepa que el maestro debe llamarlo por su nombre y ser identificado por él. Hazle saber que no puede llamarlo de otra manera y de ser así, debe informártelo de inmediato.

Advertisement

Cuando es revanchista y vengativo 9

Cuando es revanchista y vengativo

Imagen vía Corbis

Deja doble tarea sin argumentos válidos o le da cargas extra, parece que se está desquitando de algo. Tus hijos deben saber que ningún maestro puede abusar de su autoridad y no importa las veces que suceda, todas te las tiene que informar para que lo ayudes a manejar la situación.


Cuando no respeta su nivel de aprendizaje 10

Cuando no respeta su nivel de aprendizaje

Imagen vía Corbis

Si lo acelera en el aprendizaje y no respeta su ritmo y además se desespera por ello, implica que le está sobre exigiendo. Tu hijo puede sentirse presionado y hasta bloqueado en el aprendizaje así que es importante que le preguntes qué esta pasando.