Cuando un bebé cercano a tu núcleo familiar o de amigos llega a este mundo, te llenas de dicha. Quizá quieras correr a darle la bienvenida, sin embargo, es importante que hagas todo lo posible para ser oportuna. Tu visita debe ser de apoyo verdadero, y no una que genere ansiedad. Para lograrlo, toma siempre en cuenta estas ocho reglas.

Lee más en ¿Qué Más?: 10 Maravillas que no volverás a vivir después del embarazo

Imagen vía Corbis

Toma en cuenta la necesidad de descanso 1

Toma en cuenta la necesidad de descanso

Imagen vía Corbis

Llama antes de tu llegada y aprende a leer entre líneas. A veces los recién padres te recibirán porque se sienten comprometidos, pero si mencionan frases como: "No he dormido nada o estos dolores son imparables", sé prudente y espera más tiempo para tu visita.

Advertisement

Necesidad del bebé para adaptarse al exterior 2

Necesidad del bebé para adaptarse al exterior

Imagen vía Corbis

El bebé experimenta los efectos de estar fuera, y seguro que no son nada agradables. Después de venir del calor y la comodidad, pasó a un medio donde la temperatura, la luz, el ruido y la sensibilidad le llegan de golpe, y necesita adaptarse a ello.

Advertisement

Apoyo a distancia 3

Apoyo a distancia

Imagen vía Corbis

Si la llegada de ese bebé es reciente, y mueres de ganas por conocerlo, puedes hacerlo de formas alternativas. Pide un intercambio de fotos, manda mensajes de voz, comunícate virtualmente y espera a que llegue el momento oportuno de presentarte físicamente.

No des consejos, por favor 4

No des consejos, por favor

Imagen vía Corbis

Tu intención es ayudar, pero toma en cuenta que la experiencia –sobre todo, cuando es la primera vez– puede ser de incertidumbre, por lo que sentir un bombardeo de consejos no es lo mejor. Si no te lo piden, evítalo.

Advertisement

Sé prudente cuando tenga que alimentar al bebé 5

Sé prudente cuando tenga que alimentar al bebé

Imagen vía Corbis

¿Sabías que el éxito de la lactancia depende en gran medida de que el bebé y la madre se sientan en condiciones de sincronía para hacerlo? No invadas ese momento, permite el espacio que requiere y mejor retírate.

Advertisement

Evita ruidos que lo incomoden 6

Evita ruidos que lo incomoden

Imagen vía Corbis

No olvides que el bebé se está adaptando y que la madre se está recuperando. Los ruidos pueden resultar molestosos e irritarlos, y quien tendrá que pagar las consecuencias es la madre, al intentar calmarlo cuando tú ya no estés.

Advertisement

Vas a dar apoyo, no a ser atendida 7

Vas a dar apoyo, no a ser atendida

Imagen vía Corbis

Si sabes que ya existen las condiciones pertinentes para tu visita, eso no significa que tengas que llegar a que te sirvan el cafecito. La visita es para estar pendiente de las necesidades de la madre y del bebé; no es una social.

No vayas enferma y lava tus manos 8

No vayas enferma y lava tus manos

Imagen vía Corbis

Quizá sea obvio no hacerlo, pero a veces la emoción del momento puede hacer que lo olvides. El espacio del bebé necesita estar libre de virus y bacterias. Recuerda que su contacto con el mundo es reciente, y que su organismo es sensible aún.