Lucen tan reales que tuve problemas para explicarle al mayor de mis hijos que no, que estas no son galletas, sino adornos para el arbolito de Navidad y que NO se las podía comer. Desde el año pasado se me metió en la cabeza decorar mi arbolito con adornos hechos en casa y que fueran "comestibles". Pensé en guirnaldas hechas de palomitas de maíz, en bastoncitos de caramelos de menta (candy canes) y por supuesto en galletas. Mi única mortificación eran las hormigas. Así que me puse a investigar y conseguí esta receta que es lo más fácil de hacer porque se prepara con tres ingredientes que seguro tienes en tu casa.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más? Receta fácil de buñuelos para comer y decorar el arbolito

Estas "galletas" están hechas de canela, salsa de manzana y cola de pegar blanca. Cada uno de esos ingredientes le aporta cualidades únicas: la canela le da un aroma que perfumará toda tu casa y además le dará el color y esa textura con apariencia de gingerbread que provoca, de verdad, comértelas.

La salsa de manzana le da flexibilidad, lo que hace que la masa tenga consistencia de plastilina. Y la cola blanca hace que las "galletas" se endurezcan y duren una eternidad.

Lo mejor de todo es que puedes hacer estos adornos como un proyecto con tus hijos. Además puedes decorarlos con cola blanca y escarchas de colores (aunque yo decidí dejarlas al natural porque este año mi arbolito será estilo country rústico).

Por si fuera poco tu casa tendrá un delicioso olor a canela mientras tenga el árbol de Navidad en pie. Y por último, pero no menos importante: estos adornos duran años de años.

Mira la galería de fotos para que veas lo fáciles de hacer que son estos adornitos de Navidad.

Más ideas y recetas en mi blog de cocina.

Imagen vía Enriqueta Lemoine

Topics: proyecto  manualidades  adornos de navidad  galletas  canela