Encontrar la manera de pagar la educación de tus hijos puede ser una tarea abrumadora. Con los costos de matrícula en constante aumento y la ayuda federal cada vez más difícil de adquirir, pagar la universidad es una preocupación que no es probable que desaparezca en el corto plazo. A continuación consejos infalibles que te ayudarán en esta tarea.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Logra que tu adolescente se interese en ir a la universidad con estos consejos

1. FAFSA. Ya sea que pienses que calificarás para una ayuda basada en la necesidad, o no, tienes que llenar una solicitud FAFSA de ayuda federal para estudiantes. Las fórmulas de ayuda financiera son muy complicadas y la única manera de saber con seguridad si hay algo disponible para ti es dejar que lo manejen los expertos. Además, algunas escuelas exigen que se llene la FAFSA con el fin de elaborar una oferta de ayuda, incluya o no la ayuda federal.

2. Mérito. Todos sabemos que ser inteligente da resultados. Más aun cuando combinas las impresionantes habilidades con los libros de tu hijo con algo de pensar inteligentemente. Las Ivies pueden ser el patrón oro, pero lo más probable es que alguien vaya a pasar toda la vida pagando una educación en una de ellas. Dále vuelta a la tortilla concentrándote en escuelas públicas de alta calificación y aplicando a la mayor cantidad posible. Estas escuelas quieren captar a los mejores estudiantes, así que si saben que tienes un inteligente que está siendo solicitado van a estar dispuestas a sacar los grandes recursos financieros.

3. Trabajo y estudio. Muchos estudiantes dan por sentado que sus padres se harán cargo de sus gastos de universidad, pero debes cortar esa idea de raíz desde una edad temprana. Tú no tienes que cargar con el peso por tu cuenta, aunque quieras. Incluso chicos sin experiencia laboral pueden conseguir un empleo a través de programas de trabajo y estudio ofrecidos por sus escuelas que les pagan para que usen el dinero en los gastos escolares. Por supuesto, un trabajo independiente de tiempo parcial también es siempre una opción.

4. Benefactores. Busca programas de servicios que les ayudarán a ti y a tu hijo a pagar la escuela. Organizaciones como el ROTC y PeaceCorps ofrecen asistencia financiera a cambio de compromisos de servicio, la mayoría de los cuales servirán además para enriquecer aún más la experiencia de adulto joven de tu hijo.

5. Beneficios tributarios. Asegúrate de que después del primer semestre y cada semestre siguiente estes reclamando todos y cada uno de los créditos de educación que te corresponden. Los principales son el American Opportunity Tax Credit y el Lifetime Learning Credit. Asegúrate de saber qué son y si se aplican a tu situación.

6. Aprendizaje acelerado. No es fácil obtener un título de Bachelor en cuatro años, y mucho menos en menos que eso, pero con un poco de planificación y dedicación es posible, y es una de las mejores formas de reducir costos, especialmente para un estudiante que planea vivir en el campus. Los estudiantes de secundaria pueden tomar clases básicas en los colegios comunitarios en múltiples veranos, a tarifas más bajas que lo que gastarían en una universidad. Asegúrate de que tu estudiante tome todas las clases de ubicación que ofrece la universidad que escogió, dado que otra manera de acelerar su título es saltarse algunas de las clases que son pre-requisitos.

7. Cursos de advanced placement (AP). Anima a tu hija a que tome cursos de ubicación avanzada desde muy temprano en la preparatoria y si te lo puedes permitir, que presente la prueba para cada uno de ellos. Dependiendo de la universidad, a los estudiantes que reciban una calificación 4 o 5 en estos exámenes se les pueden ofrecer créditos universitarios. Pagar por las pruebas es mucho más barato que pagar cientos de dólares por crédito.

8. Ahorra inteligentemente. Piensa en invertir en un plan 529. Estos programas de ahorro para la universidad varían según el estado y hay varios tipos disponibles, incluyendo uno en el que participan una serie de instituciones privadas. Puedes abrir una cuenta de ahorros 529 que actúa de manera similar a un 401K o IRA, en los cuales los fondos depositados aumentan de acuerdo con las elecciones de inversión, o un plan pre-pagado 529, lo que te permite pre-pagar la matrícula y las cuotas relacionadas a tarifas actuales. Puedes abrir una cuenta 529 en cualquier momento, por lo cual es una gran opción para los padres que tienen niños de cualquier edad. También hay beneficios fiscales asociados.

9. Pide un préstamo. Para la mayoría de la gente, un préstamo es la opción menos favorable, pero si es tu última opción asegúrate de que sabes exactamente qué tipos de préstamos hay disponibles para ti y cómo se comparan entre sí. A pesar de que ya no son los más fáciles de conseguir, los préstamos con subsidio federal para los padres de estudiantes universitarios todavía existen a través del programa PLUS, y deben ser considerados seriamente, ya que ofrecen tarifas más bajas que muchos de los préstamos tradicionales.

Imagen vía Thinkstock

Topics: ahorrar  estudios