He sido mamá exactamente nueve meses y aunque la experiencia ha sido increíble, he tenido algunos momentos no tan estelares. El peor momento que he vivido en mi rol como madre fue algo que pasó hace ya unas semanas. No, no fue volverme una masa de lágrimas cuando mi hijo no dejaba de llorar por casi una hora (le están saliendo las muelas y me da muchísima lástima) ni tampoco es que no he podido ponerlo a dormir en su propio cuarto a pesar de que ya casi tiene un año (¡no sé si podré desprenderme de él!). Fue algo mucho más serio, y mi niño se podría haber lastimado.

Hace unas semanas después de unos días difíciles en el trabajo, Sebastián se despertó un sábado un poco más temprano de lo acostumbrado. Yo me sentía súper cansada, pero lo pusimos en nuestra cama para jugar un ratico con él. Mi esposo tuvo que levantarse a ir a atender a nuestros perros por unos minutos, y me advirtió: "¡No te duermas!" Yo hasta le reproché el consejo: ¿Cómo me iba a dormir, si tenía al niño en la cama? Pero ... me dormí.  

Lee también en ¿Qué Más?: Supermamás que logran quitarle los pañales a sus bebés a los 9 meses son mis ídolos

Lo próximo que alcance a oír en medio de mi confusión somnolienta fue el sonido de mi chiquitico cuando cayó al suelo. Me despertó de golpetazo, y la verdad lo primero que pensé fue que ¡no sabía que él ya estaba tan móvil! Se había arrastrado o gateado hasta el borde de la cama, seguro para agarrar una de esas cositas del nochero que tanto le llaman la atención. En ese momento, casi me muero. Lo agarré del piso y lo abracé fuertemente. Me quedé temblando.

Después de que los gritos y las lágrimas pasaran (¡y cabe aclarar que eran mis lágrimas y mis gritos!) y finalmente me calmé, pude ver que mi chiquito estaba bien. Se había caído sentado sobre la alfombra, porque no tenía ni una marca ni un rasguño, gracias a Dios. Pero eso no me hizo sentir mejor y seguí con ese sentimiento de culpabilidad todo el día. No podía ni pensar en ese momento cuando lo oí caer, cada vez que lo recordaba me ponía a llorar.

Horas más tarde, Sebastián estaba jugando y riéndose y en general comportándose como el Sebi normal que conozco. Yo, en cambio, era un enredo de culpabilidad y lágrimas. Hasta mi esposo--que al principio se había enojado mucho conmigo por el descuido, y con buena razón--me trató de consolar, diciéndome que cosas como éstas suceden. Yo no lo quise oír. Le había fallado a mi niño, no lo protegí. Yo le había prometido el día que nació que siempre lo cuidaría de cualquier cosa y que lo protegería de TODO, y con menos de un añito de vida, ya le fallé.

Sí, yo sé, qué melodramática, pero honestamente así es como me sentí. Hoy, a unas cuantas semanas del día conocido en mi mente como El Día que Sebastián Se Cayó de la Cama, me siento un poco mejor. Pero eso no significa que no siento mi corazón desgarrarse un poquito cada vez que me acuerdo del momento que oí a mi bebé caer al piso. Y, créanme, ¡hoy si estoy DESPIERTA cuando el niño está en la cama conmigo!

Image via Yuliana Gomez

Add Comment ¿Cuál ha sido tu peor momento como mamá?
About the author

Yuliana is the Assistant Managing Editor of Mamás Latinas and a new-ish mamá (as her son is almost a toddler, she can't claim new mami-hood anymore). She was born in Medellín, Colombia and raised in New Jersey.

Read More
LIKE WHAT YOU JUST READ?
Click LIKE below to find other posts like this one!
Keep Reading
CUÉNTAME
Add Comment ¿Cuál ha sido tu peor momento como mamá?

xtc_nena

No te preocupes a veces no nos damos cuenta que somos humanos y ña unque queremos ser la súper mama no podemos no existe la súper mama es sólo u. Invento para las madrs como nosotras las reales se sientan mal a mi, mi bebe se me a caído 2 veces porque se rola ya no lo duermo conmigo lo duermo por más que llore en su cuna y mi niña ni te cuentos cuantos errores cometí porque te asusto jajajaja suerte!

ES QUE  TU MARIDO SI ESTABAS TAN CANSADA DEBIO DE CUIDARLO PARA QUE DURMIERAS, Y NO IRSE A ATENDER A LOS PERROS............PRIMERO TU Y EL NIÑO, LOS PERROS PUEDEN ESPERAR!!!!!!!!

wendy...

Lo peor es cuando tiene consecuencias nefastas q gracia a Dios no es mi caso,pero se q pudo ser así,por q a mi,mi niña de un año se me callo en piso de concreto,su cabecita trono horrible y yo no m dormi,solo m voltee un segundo a acomodar una sabanita cuando escuche el golpazo,m agache a levantarla y estaba morada y privada.... Después de unos minutos se desmayo y no respiraba corto a dársela a mi esposo por q yo no sabia q hacer,pensé q estaba muerta... Mi esposo bastante afligido pero con esa trankilidad q siempre sacan quiensabe de donde,la reanimo,le hablaba por su nombre y la niña reacciono... Al parecer no hubo ninguna secuela,aunq a los 4 convulciono al llevar otra caída corriendo,pero el doctor m explico q su umbral del dolor es muy pekeño,no tolera grandes dolores y si sufre alguno con seguridad se desmayara,pero q esta muy bien y todo gracias a mi Padre Eterno a quien le agradezco q m conserve a mi niña,ahora soy mama de dos pequeños mas y créeme q ya aprendí,con los niños un descuido de un segundo puede ser fatal y se lamentara uno toda la vida.... Cada día pido a mi Padre Celestias q si el m los presto,q m de fuerzas para estar siempre ahí cuando m necesiten :-D

Gisel...

hola yo tuve tres muy malos momentos como mamá..en una fiesta se me extravío mi hijo..y en otra ocasión..esperando el camión..un señor se equivoco  y subió a mi hijo y dejo al de el abajo.. y luego ya adolecentes..me los llevaron por varias horas... hay que tener mucho cuidado con los hijos...

1-4 of 4
To leave a comment on this story, please log in with:
  • Facebook
  • MamásLatinas
  • Comment as a Guest
you are logged in as (logout)
Submitting comment, please wait...