Padre ofrece 65 millones de dólares a quien se case con su hija lesbiana

Un multimillonario de Hong Kong está ofreciendo una recompensa por la bicoca de 65 millones de dólares al hombre que se case con su hija lesbiana.

En mi vida había visto tal falta de respeto de un padre hacia una hija. Pero vamos por partes. Haciendo de abogada del diablo, puedo entender que Cecil Chao, un magnate de Hong Kong y quien dirige el imperio inmobiliario Cheuk Nang, quiera lo mejor para su hija Gigi de 33 años.

Lo que no entiendo es cómo piensa el señor Chao, quien por lo visto todo lo arregla a punta de dinero, que puede "comprarle" un marido a la hija, quien por lo demás este año se casó simbólicamente con la mujer con la que mantiene una relación de hace ya más de siete años.

Advertisement

El matrimonio entre personas de un mismo sexo no es legal, ni es socialmente aceptado en Hong Kong, pero de ahí a ofrecer una recompensa de 65 millones de dólares al hombre que conquiste el corazón de su hija lesbiana, hay un trecho muy largo que evidencia, en mi opinión, el poquísimo respeto que tiene el señor Chao por su hija, las mujeres en general, las lesbianas en particular y los homosexuales.

Creo que su oferta es poco menos que un insulto a los sentimientos de Gigi, a su persona y su dignidad como ser humano. Si tan preocupado está por la felicidad de su hija, pues que ponga esos 65 millones de dólares para que los derechos de lesbianas y homosexuales se respeten en Hong Kong.

Lee más en ¿Qué más?: ¿De verdad estamos preparados para que los homosexuales ...

Pero como me imagino que esto es mucho pedirle a quien como el señor Chao se ufana de haberse acostado con más de 10 mil mujeres a lo largo de su vida y en la actualidad tiene una novia que podría ser su hija, entonces sería mejor que dejara la estupidez, se ocupe de su negocio inmobiliario y deje en paz a Gigi.

La negación de la realidad del señor Chao es tal, que se atrevió a desmentir la noticia del matrimonio, simbólico o no, de Gigi con su compañera desde que tenía 25 años. "No me importa si el hombre que se case con Gigi sea pobre o rico. Lo único que me importa es que sea generoso y tenga buen corazón", aseguró Chao, de 76 años.

"Gigi es una buena mujer, talentosa y bella, muy unida a sus padres y generosa", añadió con orgullo Chao. Estoy segura de que Gigi tiene los atributos que dice su padre. Por las fotos que he visto de ella puedo decir que es una muñeca y además seguro que es un ser humano valiente, que asumió públicamente ser lesbiana, en un país donde las relaciones entre personas del mismo sexo fueron consideradas delito hasta 1991.

Imagen vía Thinkstock

Topics: hijos homosexuales