¿Venderías a tus hijos para que no pasen hambre?

Confieso que desde que Michelle Obama dijo que el título que mejor le viene es el de "Mom in Chief", tengo mi lado maternal alborotado. Así que cuando me enteré de esta triste noticia, no pude sino pensar en la desesperación de esta mujer que por no tener cómo alimentar a sus tres hijas, fue acusada de vender a las dos mayores en tres dólares y de regalar a la más pequeña.

Mi primera reacción cuando vi el título fue de indignación. Yo por mis hijos, pensé, hago cualquier cosa, ¿a quién se le ocurre que uno pueda venderlos y menos regalarlos? Después leí la noticia con detenimiento. Purmina Halder, de 35 años, y sus hijas Piya (10), Supriya (8) y Roma (4) fueron todas golpeadas por el marido de Purmina, quien luego las echó de la casa.

Advertisement

Tras días deambulando, sin qué comer y durmiendo en un andén de trenes en la populosa Bengala Occidental, terminó por entregárselas a una familia que le habría dado a cambio 185 rupias, que equivalen a tres dólares.

Pobre mujer. Su historia es el retrato del drama de la mujer en la India donde el aborto selectivo de niñas, las bodas infantiles, la exclusión de las mujeres de la escuela y la discriminación y sumisión al hombre son el pan de cada día.

Lee más en ¿Qué más?: Para mí ser madre también es lo más importante del mundo ¿Y qué?

Seguí investigando y encontré que la BBC entrevistó a Purmina, quien a pesar de haber sido acusada de vender a sus hijas, hoy está reunida con ellas en un albergue para mujeres en Bijoygunge, a 37 millas de Calcuta.

El tráfico de niñas es común en la India. Pero si Purmina hubiera vendido a sus hijas, las niñas habrían desaparecido sin dejar rastro. Tan sencillo como eso. Hace poco las cuatro recibieron la buena noticia de que pueden quedarse en el albergue por seis meses. Pero la pobre mujer no cree que sus hijas merecen un futuro mejor y no está segura de poder dárselo.

Mientras escribo esta nota pienso en mis dos hijos, mis dos pequeños milagros, como me gusta llamarlos, y en todo lo que he hecho, hago y estoy dispuesta a hacer para que salgan adelante. Pienso en el dolor de esa pobre mujer que por hambre dio a sus hijas. Sigo pensando que por mis hijoshago todo, pero no podría juzgar a nadie que en una situación de pobreza extrema y abusada como Purmina, haya dado a sus niñas para que no murieran de hambre.

Y tú ¿qué harías en una situación como la de Purmina? ¿Qué estarías dispuesta a hacer para proteger a tus hijos?

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Imagen vía BBC