¿Dejas que tus hijos jueguen con pistolas?

Mi hijo Santiago tiene 2 años 9 meses por lo que todavía realmente no me dice que juguetes quiere que le compre, con excepción a los carritos. Cada vez que ve uno en una tienda, lo quiere--a pesar de que ya tiene un montón. No sé si cuando esté más grande me pida pistolas de juguete, pero aunque soy enemiga de las armas de fuego, lo más probable es que se las compre.

No soy de esas mamás que cree que si le compro una pistola de juguete le voy a enseñar a ser violento o que usar armas está bien. Realmente, nunca entendí cual es la gran cosa de dejar que tus hijos jueguen con pistolas de mentira. 

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Increíble! Niño de 4 años mató a su papá por no regalarle una PlayStation

Sinceramente, me preocupa mucho más que mis hijos jueguen con videojuegos violentos donde lo único que hay es pura matanza y sangre que dejarlos que jueguen a disparar con una pistola de mentira. Digo, preferiría mil veces que no jugaran así, pero la realidad es que aunque yo nunca les compre una pistola de juguete en su vida, aprenderán a jugar este tipo de juegos aunque sea usando su propia mano como arma. O ¿no?

Yo lo comprobé con mi hija a quien jamás le compre una pistola de juguete porque nunca me la pidió. Pero después de jugar con sus amiguitos de su escuela cuando estaba en el jardín de infantes, recuerdo haberme quedado muy sorprendida cuando llegó a casa diciendo 'te voy a disparar'. Cuando le pregunté de qué se trataba, me dijo que eso era lo que jugaba con su amiguito durante el recreo. 

O sea que aunque yo no la expuse a nada de este tipo de cosas, ella igual lo aprendió por medio de sus compañeritos. Se me hace que es mejor no crear problemas donde no existen. Mi plan es irle hablando de las realidades de la vida a medida que vayan creciendo. Mientras tanto, pienso dejar que mis hijos disfruten de su cortísima niñez al máximo.

¿Dejas que tus hijos jueguen con pistolas? 

Imagen vía Pedro Alonso/flickr

Topics: como ser padres  consejos para niños  mamás jóvenes  niños hispanos