Mi hijo sufre de estreñimiento y ¡ya no sé que hacer!

Acabo de colgar con la enfermera de la oficina del pediatra de mis hijos y desafortunadamente no me gusta lo que me ha dicho. Mi hijo Santiago que tiene 2 años y medio ha estado sufriendo de estreñimiento desde hace más de un año y aunque hemos tratado todo tipo de cosas, la verdad es que el problema sólo ha empeorado. Pero, según la enfermera, mi hijo está pasando por algo que es totalmente normal dada su edad y el hecho que estamos en medio del proceso de quitarle los pañales.

No es que quiera que me digan que mi hijo tiene algo más serio que está causando su estreñimiento, pero no me gusta nadita cuando me dicen que es normal y que le aumente la dosis de Miralax--el laxante que le recetaron el año pasado--y ya.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Mi hijo está listo para dejar los pañales... ¡pero yo no!

He sufrido de estreñimiento prácticamente toda mi vida por lo que sé muy bien lo que esto significa y lo doloroso e incómodo que puede ser. Desafortunadamente, parece ser que le pasé mi problema a mis hijos ya que los dos sufren de estreñimiento. Mi hija de casi 6 años ha mejorado un montón, pero si no toma linaza todos los día, su estreñimiento regresa. Mi hijo, en cambio, sigue estreñido sin importar cuanta linaza toma. 

Antes de continuar, debo aclarar que ambos niños--aunque mi hija más que mi hijo--tienen dietas bastante balanceadas que incluyen frutas, verduras y granos. Además a los dos les encanta el agua y muchas veces la prefieren en lugar de jugo. Así que aunque una dieta alta en fibra es excelente, a veces el tema del estreñimiento es más algo psicológico que cualquier otras cosa.

Es decir, la cuestión es que si un niño tiene un episodio doloroso a la hora de ir al baño, es muy probable que siempre se acuerde de esto y la próxima vez se aguante para evitar pasar dolor. Esto se convierte en un ciclo vicioso que puede terminar muy mal. Como se me hace muy difícil hacerle entender esto a mi pequeño, tendré que seguir la recomendación de la enfermera y aumentarle la dosis de Miralax y cruzar los dedos. Aún así, me preocupa mucho la posibilidad de que mi hijo dependa de este laxante para poder ir al baño. 

¿Tienes algún consejo para mi? Por favor compártelo dejando un comentario.

Imagen vía by Lorena/flickr

Topics: ser mamá  crianza  consejos para niños