Detengámonos un momento y pensemos ¿Qué se imaginan nuestros hijos cuando escuchan la palabra MADRE?  ¿Se imaginan una madre cariñosa y alegre?  ¿O tal vez se imaginan una madre malhumorada moviendo su cabeza de lado a lado expresando su desacuerdo?  Aunque es fácil para nosotras saber cómo queremos que nuestros hijos nos vean; la realidad es que da un poco de temor el pensar cómo nos perciben en realidad.

Lamentablemente vivimos en un corre y corre todos los días. En ocasiones apenas tenemos tiempo para sentarnos y preguntarles cómo les fue en la escuela.  Muchas veces me he sentido haciendo malabares para hacer todas las cosas que tengo que hacer en un día; sin mencionar que la lista NUNCA tiene fin.  Preparar el desayuno, pedirles más de 5 veces que se cepillen los dientes, llevarlos al colegio, trabajar fuera de casa, recogerlos del colegio, prepararles un snack, hacer las tareas, llevarlos a su práctica, ir al supermercado, llegar a la casa, preparar la cena, bañarlos, darles de comer, y mucho más.  Sin olvidar los extras; como lo son, limpiar todo el día leche o agua derramada, corregir malas caras o actitudes, lidiar con el "mami, en cinco minutos."  Es decir, ¿cómo podemos ser esa madre cariñosa y alegre cuando nos sentimos como la madre malhumorada después de haber hecho todas las cosas que hacemos en el día?  

Algo que nos puede ayudar es una simple SONRISA.  Físicamente hablando no nos cuesta nada, después de todo se necesitan más músculos para arrugar la frente que para sonreír.  Pero emocionalmente, una sonrisa puede significar el mundo de diferencia para la familia.  Digo la familia porque el poder de una sonrisa es tanto para el que la da como para el que la recibe.  Cuando regalamos una sonrisa le levantamos el ánimo a las personas a nuestro alrededor.  ¿No te sucede lo mismo cuando alguien le sonríe en la calle?  ¿No te sientes con energía y con deseos de sonreír también? 

Nuestra sonrisa habla por sí sola, y le da mensajes a nuestros hijos.  Como: "estoy orgullosa de ti,' "te extrañé mucho," "estoy feliz de verte," "tú puedes lograrlo," "no te preocupes, todo va a estar bien," "eres la luz de mi vida."

Apartémonos de nuestra rutina y distracciones diarias… y comencemos a vivir mejor… ¡comencemos a SONREIR!

Imagen vía GregPC/flickr

About the author

A journalist, early childhood expert, book author, wife, and mom (among other things!) is the very definition of today´s professional woman. Jeannette has dedicated her career to sharing through various platforms her parenting philosophy to help parents increase their family´s quality of life.

Read More
LIKE WHAT YOU JUST READ?
Click LIKE below to find other posts like this one!
Keep Reading

MamiV...

Jeannette, no te imaginas cómo me cayó este artículo. SIn ir muy lejos, esta mañana, le pregunté a mi esposo ¿estás molesto por algo? porque la corredera de las mañanas a veces lo deja malhumorado y desde las 7:00 a.m lo vemos con la cara amarrada. Le voy a mandar tu nota para que agarre mínimo. Gracias

regal...

Lindo este  articulo a sonreir.

1-2 of 2
To leave a comment on this story, please log in with:
  • Facebook
  • MamásLatinas
  • Comment as a Guest
you are logged in as (logout)
Submitting comment, please wait...