A las mamás que nos quedamos en casa, que no nos toquen ¡ni con el pétalo de una rosa!

A riesgo de parecer un disco rayado repito: ¿Qué tienen que opinar los políticos sobre si las amas de casa trabajamos duro o no?, ¿qué les está pasando este año electoral que a todo el mundo le da por opinar de lo que no sabe acerca de la vida de las mujeres?

Primero, los precandidatos presidenciales republicanos comentando sobre la planificación familiar y sus partidarios repartiendo insultos a las mujeres que defendían los métodos anticonceptivos, ahora una experta en política que defiende los intereses del partido demócrata va y dice que la esposa de Mitt Romney no sabe nada de la lucha de las mujeres trabajadoras, porque decidió quedarse en casa a criar a sus hijos. ¿Quién se cree esta señora Hillary Rosen para establecer si una madre, rica o pobre, trabaja o no trabaja?

Advertisement

Rosen apareció ayer en un programa de noticias para impulsar la línea proselitista de que el partido republicano está en guerra contra las mujeres. Esa afirmación ha estado en la boca de todos los políticos demócratas en los últimos días, especialmente desde que Romney ha sido declarado de facto el candidato republicano. Romney ha dicho repetidamente que él sí sabe lo que acontece en la vida de las mujeres, porque su esposa Ann se lo dice todos los días.

De allí, Rosen se preguntó qué, que tanto podría saber Ann Romney de las dificultades que pasan las madres en Estados Unidos cuando "no ha trabajado ni un día en su vida". Dándole el beneficio de la duda, me imagino que la experta se refería  a la gran fortuna de los Romney, pero no sonó así.  A mí, me sonó a la eterna discusión entre las mujeres que trabajan y no trabajan. Todas creemos que la otra lo tiene más fácil.

 Yo dejé de trabajar en una oficina cuando nació mi hijo mayor, hace más de 9 años. Mi trabajo de periodista me llevó a sitios de guerra y crisis políticas. Estoy hablando de tres meses con apenas dos días libres. Pero todo eso me pareció juego de niños cuando tuve que afrontar el desafío de ser ama de casa. Puedo decir sin vacilar, que es "lo más difícil que hecho en mi vida". Me indigna tanto que se no se valore el trabajo no remunerado de las madres en la casa, que le estoy haciendo un boicot a los programas del presentador de CNN, Anderson Cooper desde que hizo un show en las mañanas con el título: "¿Son perezosas las mujeres que se quedan en la casa?"

Rosen tiene dos hijos. Romney 5. Rosen ha hecho una carrera profesional, primero en la industria discográfica y luego en el sector de asesoría política. Siendo ambas madres, estoy segura que saben de sobra el arduo trabajo que es criar a nuestros hijos. Supongo que Rosen habrá asumido que Ann Romney tendría un ejército de niñeras. No lo sé, pero me parece arrogante y falta de respeto que descalifique su trabajo como madre. No se tienen cinco hijos adultos exitosos y de buen comportamiento si uno le entrega su crianza a extraños. Sé que hay niñeras maravillosas, pero nada sustituye al amor de los padres.  A las mamás no nos tienen que tocar ni con el pétalo de una rosa, tengamos salario o no.

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Hillary Rosen se disculpó hoy por "haber escogido mal mis palabras", y la propia primera dama Michelle Obama la criticó  por Twitter.  Ann Romney, muy elegantemente, ha dicho que sabe que ésta no es la visión de todos los demócratas. Pero lamentablemente el daño está hecho. Yo quisiera saber qué es lo que hace falta para que las mujeres dejemos de atacarnos unas a las otras y trabajemos unidas por nuestras familias, independientemente de nuestras diferencias.

Imagen vía Gage Skidmore/flickr