¡Toda una heroína! Mamá perdió sus dos piernas para salvar a sus hijos de un tornado

Los papás siempre dicen que harían "cualquier cosa para salvar la vida de sus hijos" y este viernes en Indiana una mamá lo comprobó cuando perdió las dos piernas mientras cubría con su cuerpo a sus dos pequeños hijos, en el momento en el que un tornado pulverizaba su casa. Ambos niños sobrevivieron sin ni siquiera tener un rasguño. A la "súper mama", Stephanie Decker de 36 años, se le tuvo que amputar una pierna justo arriba de la rodilla y la otra justo debajo de la misma.

Advertisement

Stephanie había llegado a casa, justo unos minutos antes de que el monstruoso tornado tocara suelo y cuando supo que éste se aproximada, llevó a sus hijos de inmediato hasta el sótano. Teniendo que cubrir a sus niños con su cuerpo, Stephanie cuenta que vio una enorme cantidad de escombros cayendo sobre ella, relata la asombrosa y heroica mamá.

Ante la catástrofe, me puedo imaginar qué era lo que estaba pasando por la mente de Stephanie, cuando se encontraba en el sótano abrazada de su pequeño hijo de 8 años y de su nena de 5 años. ¿Qué les decía en ese cuarto mientras la casa se desintegraba frente a sus ojos? ¿De dónde sacas la fuerza para asegurarles a tus hijos que sobrevivirán frente a una devastación como ésa?

Como mamá, creo que sólo haces lo que tienes que hacer. No creo que haya mucho qué pensar. La vida de tus niños está en peligro y tú sólo sabes que tienes que hacer cualquier cosa que esté en tu poder, para asegurarte de que ellos estarán a salvo, aún si eso implica perder tu vida en el proceso.

Milagrosamente, Stephanie está viva y en una condición estable, aún cuando perdió partes de ambas piernas, siete de sus costillas están rotas y sufrió una perforación pulmonar. El lunes, dijo a la cadena de noticias ABC, que sabía que su pierna ya no estaba y que si no hubiera recibido ayuda, probablemente habría muerto. Aún así, "me mantuve consciente todo el tiempo. No podía permitirme morir. Ellos me necesitaban. Ellos tenían que tenerme, así que tuve que averiguar qué tenía que hacer", añadió desde la cama del hospital.

Y, aparentemente, los héroes corren dentro de la familia, porque tan pronto como pudo, el hijo de Stephanie corrió a pedir ayuda en la cegadora tormenta. Gracias a eso, varios vecinos vinieron al rescate y fue llevada posteriormente al hospital.

La casa de sus sueños -de tres pisos y 8,000 pies cuadrados-  la cual dicen que les tomó 9 meses en construir, fue destruida en cuestión de segundos, pero gracias al heroísmo de Stephanie su familia permanece intacta.

Imagen vía CNN