Jeremy Lin se ganó mi corazón el Día de San Valentín y se merece el de tu familia también (VIDEO)

No tienes que ser neoyorquino, para haber escuchado el nombre Jeremy Lin, el nuevo base del equipo de los New York Knicks. De hecho, no tienes ni que ser fanática del deporte para saber de las hazañas de este prodigioso atleta en la cancha de baloncesto. 

¿De dónde salió Lin? Pues vino literalmente del banquillo del equipo de los Knicks, para sustituir al lesionado Carmelo Anthony, y rápido asumió el rol de forma tan admirable que sin mucho preámbulo se ha convirtido en ídolo de grandes y chicos. Cierto es que una estrella no se hace de la noche a la mañana, pero este chico como que salió de la nada, ¿no? 

Aquí el porqué de que Lin se ganara mi corazón (y el de mis hijos) ayer Día de los Enamorados, y por qué puede ser una inspiración para tí y tu familia también...

Advertisement

Anoche estábamos mi hija y yo viendo un programa en la televisión cuando me empieza a leer la "marcha" de posts en Facebook que estaban dándose en ese momento uno tras otro mencionando a Lin. "Lin-creíble", "Lin-tastic!" "Lin-sanity"... "Mami, tenemos que ver el juego. ¡Cambia el canal!" A eso se nos adelantan sus hermanos, Alec y Jared, HISTÉRICOS con la noticia de la victoria de los Knicks sobre los Raptors, pero con súper incapié en la actuación estelar de Lin con su triple ganador en el último segundo del partido ante Toronto. Su 55,1% de aciertos en tiros de campo le vino bien añadido a su racha de 6 partidos con sobre 20 puntos y sobre 7 asistencias. Pero ese último segundo en el juego de anoche fué ¡de película!

Y como no es con estadísticas que mejor te puedo convencer de por qué el próximo partido de los Knicks no te lo puedes perder, y cómo es que este taiwanés de 23 años puede ser una gran historia de inspiración para tus hijos, deja que te resuma el sentimiento de emoción que estalló en la cancha anoche durantes esos segundos finales del partido y los minutos después. 

 

La superestrella de los Knicks fue entrevistado luego del partido y muy humildemente dijo: "No he sido yo el responsable de ganar este partido. Es mi equipo que se ha acoplado muy bien y por eso HEMOS ganado". Es esta actitud, la humildad de sus palabras, lo que me conmovieron tanto que miré a mis hijos con lágrimas en los ojos sabiendo que para ellos éste es ejemplo a seguir... no a triunfar en la NBA, ni ser estrellas de algún deporte, sino a saber la importancia de estudiar (Lin se formó en economía en Harvard University), y dar el todo por el todo en todas las facetas de sus vidas.

Criado en el seno de una familia de emigrantes, creyente de su fé cristiana, y luchador en y fuera de la cancha, Lin es un símbolo del sueño americano que con suerte continuará inspirando a mis hijos, ¡y a muchos otros chicos latinos también! 

Imagen vía nikk_la/flickr

Topics: array