¿Se deben penalizar a los padres que dejan engordar a sus hijos?



¿Qué tal si tener un hijo grueso se considerara una forma de abuso? Si fuera por el Dr. David Ludwig, experto en obesidad y profesor en la Escuela de Salud Pública de Harvard, a los padres de niños con obesidad mórbida se les deberían quitar los hijos y colocarlos temporalmente en un hogar sustituto; es decir, se les trataría de la misma manera que a cualquier cuidador que abuse y maltrate físicamente a un niño.

¿Les parece una medida extrema?

Advertisement

Según Ludwig, no lo es. La idea detrás de su propuesta es que los niños extremadamente gruesos enfrentan un riesgo enorme de sufrir problemas de salud, como son la diabetes tipo 2 y los padecimientos renales y respiratorios, entre otros. Si se le quitan los hijos a quienes Ludwig considera padres irresponsables, aún tienen tiempo para reformarse y hacer cambios nutricionales.

Como latinos, somos mayormente una cultura que adora a los bebés rollizos, con papada y piernitas gordas.

Además, existen muchísimas pruebas de que la cantidad de niños gruesos es obscena y sigue en aumento en todos Estados Unidos. De acuerdo con el CDC, un 17% de los niños norteamericanos están obesos: ¡eso son 12 millones de niños sobrepeso! De hecho, ésta es la primera generación que NO se espera que sobreviva a sus padres.

Obviamente, las causas del problema no siempre son comer en exceso y no hacer casi ningún ejercicio. A veces se trata de un desequilibrio hormonal, pero la obesidad infantil es en gran parte un problema que se puede evitar

Es posible que Ludwig haya puesto el dedo en la llaga de algunos con la propuesta del hogar sustituto, pero no hay duda de se necesitan soluciones y recursos para combatir la obesidad infantil, como es la iniciativa Let's Move de Michelle Obama.

¿Estás de acuerdo con colocar a los niños obesos en hogares sustitutos?

Imagen vía Getty Images