Cómo reducir tus primas y tarifas después de un accidente

No es ningún secreto que luego de un accidente, las tarifas y primas de seguro tienden a subir. Pero no todo tiene que ser malas noticias, así que aquí tienes cinco modos de reducir tus primas de seguro.

Advertisement

El primer consejo es ponerte en contacto con tu agente de seguros. Éste es un mercado competitivo y muchas compañías ofrecen sus propios programas de absolución por accidente. Verifica con ellos de qué manera te pueden ayudar. ¿Quizás haya llegado el momento de compartir tus datos con la compañía de seguros? Sé un conductor precavido (de ahora en adelante) y sácale provecho a un programa como Drive Safe & Save™ de State Farm®.

Muchas compañías de seguros de automóviles suelen cotizar los planes en pagos mensuales. A cambio de la comodidad de pagar menos, hay un cargo (o más) por servicio. Puedes ahorrarte ese dinero pagando la cantidad total por el término de la cobertura.

Probablemente pienses que la clase de conducir que tomaste cuando cumpliste 16 años era la única que necesitarías. Ahora, una buena forma de reducir el costo del seguro de auto es desempolvar el manual del conductor y tomar un curso de manejo preventivo. Habla con tu agente de seguros para saber con certeza cuáles son los cursos elegibles y si hay algún otro requisito para obtener este descuento.

Si nada de esto aplica a tu situación, examina cuánta cobertura puedes pagar. Puedes reducir la cobertura de responsabilidad por lesiones corporales, ya que esto puede bajar el costo del seguro. Otra opción es reducir la responsabilidad por daños. Pregunta a tu agente de seguros cuáles son las cantidades mínimas aceptadas por el estado donde vives. Es importante que tengas en cuenta los pros y los contras de cada tipo de cobertura y si en realidad el ahorro valdrá la pena a largo plazo.

Considera aumentar el deducible que debes pagar si usas el plan de seguro. Si eres el único dueño del auto, asegúrate de tener esta cantidad en tu alcancía y poder pagarla. Si tu auto está financiado, verifica con el financiador cuál es el deducible más alto que permiten. Por ejemplo, de acuerdo con la I.I.I., aumentar el deducible de $200 a $500 puede reducir el promedio de costo del seguro de un 15 a un 30 por ciento.

Yoly Mason, bloguera radicada en Orlando, FL, quiere vivir en un mundo donde las mujeres latinas puedan disfrutar de la vida a pleno con un presupuesto pequeño, ya que estar endeudado está tan de moda como el teléfono de disco.

Imagen vía ©iStock.com/marrio31

Topics: finanzas familiares