¿Qué hay de malo con que mis hijos paguen por su propia educación universitaria?

Aunque los asesores financieros y otros expertos en finanzas lo recomiendan altamente, mi esposo y yo NO estamos ahorrando para algún día poder pagarle la universidad a nuestros dos hijos. Esto ha causado que mucha gente trate de cambiar nuestra opinión al enterarse dándonoa todo tipo de razones por las cuales estamos supuestamente cometiendo un error. 

Primero que nada, debo aclarar que no hay cosa que ambos mi esposo y  yo consideremos más importante que la educación. Los dos somos perfectos ejemplos de las puertas que la educación le abre a culquiera. Aún así, esto no quiere decir que tengamos que pagar por la educación universitaria de nuestros hijos. 

Advertisement

Y es que ninguno de los dos vemos qué tiene de malo que ellos mismos paguen o busquen la manera de financiar sus propios estudios, tal y como nosotros dos lo hicimos. A mi nadie me puede venir con el cuento de que es difícil estudiar cuando no tienes dinero. Yo fui una de esas personas cuyos padres no la podían ayudar a pagar por la universidad,  así que me aplique lo más que pude para poder obtener becas, ya que mi estatus migratorio tampoco me permitía solicitar prestamos del gobierno. Así, logré pagar por la mayoría de mis estudios universitarios.

Jamás les reproché a mis padres el que no me pudiesen ayudar económicamente o el que no hubiesen tratado de ahorrar para pagar por mi educación universitaria. Al contrario, siempre se los he agradecido porque, aunque no fue fácil, mi educación es algo que yo logré con el sudor de mi propia frente. De hecho, mientras que estaba en la universidad vi como la mayoría de mis compañeros, a quien sus padres le estaban pagando la colegiatura, no valoraban la oportunidad de estudiar y desperdiciaban su tiempo--y el dinero de sus padres--ya que no se habían tenido que esforzar por estar ahí.

Aunque nuestros hijos están muy pequeños, mi esposo y yo ya empezamos a inculcarles la importancia de la educación. El plan es seguir haciéndolo a medida que sigan creciendo. Los dos esperamos que opten por una educación universitaria, pero una que se tendrán que pagar ellos mismo. 

¿Y tú? ¿Estás ahorrando para pagarle la universidad a tus hijos?

Imagen vía ajari/flickr