¿Cuántas veces no te has quejado de que si no tienes más sexo con tu marido es por tal o cual motivo? Culpa suya, siempre… o casi siempre. Yo lo he oído casi todo, y creo que en muchas cosas mi mujer tiene razón. Pero si lo que pretendes esta semana del Día de los Enamorados es poner tu granito de arena para reavivar la fogosidad en tu relación, hazme caso e intenta no cometer alguno de los tres pecados capitales que te sugiero a continuación...

1-  Nunca digas NO. Mi amigo Raúl, un ingeniero suizo, dice que lo que más le atrajo de su mujer, una chica cubana libanesa, fue su fogosidad en la cama. Sí, ella es guapísima, está en forma y es muy inteligente, pero la química no explotó entre ellos hasta que juntaron sus cuerpos en la cama. Ahora, después de 13 años, la llama sigue viva, pero Raúl se queja de que, a veces, la situación se torna un poco frustrante. Lo que al principio fue un ejercicio de dar rienda suelta a la imaginación y al disfrute, ahora se ha convertido en una negociación de las más duras que jamás ha enfrentado. Si él quiere darse un paseito por el sur del cuerpo de su mujer: "NO, porque no me he duchado". Si lo que quiere es recibir un regalito oral: "NO, porque no te has duchado". En fin, que tanto escuchar NO se ha vuelto un mood killer  en su matrimonio y, al final, acaban haciéndolo rapidito y sin disfrutar para salir del paso y hasta la próxima.

Lee más en ¿Qué más? Secretos de un amante latino: Cómo volver a disfrutar sexo sin inhibiciones con tu pareja

 2-  La imagen NO lo es todo. El mítico anuncio de Andre Agassi en los 80 aseguraba que "la imagen es todo". Como el mismo Agassi demostró cuando se quedó pelón como una bola de billar, se puede triunfar en el mundo sin dar la imagen perfecta siempre; y si hablamos de la situación en la cama, esto toma un cariz mucho más real. No mentiré y diré que renunciaría a una noche de placer y locura con una modelo perfecta, recién salida de la peluquería, con la cantidad de maquillaje adecuada para una gran sesión de fotos, y con todos los complementos y accesorios necesarios. Pero sí que tengo que decir que tanta perfección hace todo un poco más aburrido. Es casi como si tuvieras miedo a romper el encanto en el momento que entras en acción. Lo natural es mucho más divertido. Es más, ¿hay algo mejor que hacer el amor recién levantados un fin de semana? Ese momento en el que estás todavía medio dormido hace que todo sea un poco más "groovy". Para mí es algo mucho más especial poder disfrutar del sexo sin preocuparse por si se te corre el maquillaje o si se te arruina la permanente.

Lee más en ¿Qué más? ¡Llegó la hora de practicar más sexo oral!

3.  NO te niegues a ser aventurera. Sin duda, el mayor pecado capital que puede cometer una mujer es negarse a ser aventurera en el tema sexual. Si te limitas a repetir la misma ceremonia cada vez que tienes relaciones, al final, ni el uno ni el otro disfrutará del momento. Por eso, lo mejor que puedes hacer es reencarnarte en Indiana Jones e intentar innovar un poco. Ya sea sorprenderle con una cena romántica con velitas, o buscarle mientras trabaja y "distraerle" haciendo un striptease muy sensual, o incluso llamarle desde la bañera cuando estés rodeada de espumas y pétalos de rosa. La cuestión es hacer el "trabajo sucio" de pensar en una escena de película erótica y llevar la pre-producción para así sorprender al actor principal al llegar al trabajo.

Imagen via Thinkstock

Add Comment ¿Qué cosas para ti apagan el calor en la cama a la hora de hacer el amor?
Filed Under: sexo, relaciones de pareja
Keep Reading
CUÉNTAME
Add Comment ¿Qué cosas para ti apagan el calor en la cama a la hora de hacer el amor?

To leave a comment on this story, please log in with:
  • Facebook
  • MamásLatinas
  • Comment as a Guest
you are logged in as (logout)
Submitting comment, please wait...