meghan markle y el principe harry
Kensington Palace/Instagram

Son la pareja del momento. Jóvenes, guapos y tremendamente enamorados. Meghan Markle y el príncipe Harry no dudan en mostrarse de lo más tiernos el uno con el otro, dejando muy claro que el bebé que está en camino va a llegar a un hogar repleto de amor y felicidad. Han pasado ya unos meses de su boda, pero la pareja sigue viviendo en su luna de miel. Son inseparables y en cada acto público se regalan cientos de miradas cómplices, ojitos de admiración y gestos de afecto que derriten a cualquiera.

Más en MamásLatinas: 20 Lecciones de estilo que hemos aprendido de Meghan Markle

Meghan Markle se ha ganado el corazón de su príncipe a base de amor incondicional y en sus caras de felicidad se nota lo mucho que se quieren. El príncipe Harry, por su parte, se ha apresurado a involucrar a Meghan en su vida, e incluso se ha saltado todo tipo de reglas de protocolo de la casa real llevado por la pasión que siente por su esposa.

No cabe duda que están hechos el uno para el otro y que su sólida relación se convertirá pronto en una de esas que muchos nos marcamos como objetivo de lo que debe ser un amor donde reinan la felicidad y la admiración mutua. Estos son sólo algunos de los momentos más tiernos que nos han regalado hasta el momento Meghan y Harry.

La pareja no para de regalarse miradas de amor cada día. 1

Durante su visita a los Invictus Games en Australia, los duques de Sussex encontraron un momento para dedicarse una mirada de las que sube la temperatura. El amor se puede casi morder en esta fotografía.

Advertisement

La admiración mutua es unos de los grandes valores de su relación. 2

No hace falta más que ver como Meghan está perdida en su marido mientras éste prueba el kavah típico en su llegada a Fiji.

Advertisement

Harry es siempre todo un caballero con su esposa. 3

El príncipe Harry ha crecido aprendiendose de memoria el protocolo de la casa real británica, pero él le añade su estilo, como hombre moderno y romántico. Con él al lado, Meghan seguro que nunca se va a sentir menos que nadie en cualquier acto público.

Por eso no dudó en sujetarle el paraguas a Meghan durante una exhibición en Fiji. 4

Si llueve, Harry saca lo mejor que lleva dentro e intenta proteger a su esposa. Si además los dos disfrutan de un precioso baile típico pasado por agua en Fiji, mejor que mejor.

Advertisement

Pero Meghan también sabe ganarse a Harry con los pequeños detalles. 5

Quizás una princesa de sangre azul no se rebajaría a hacer esto por su marido, pero Meghan sabe perfectamente de donde viene. Por eso no se le cayeron los anillos al tener que ser ella quien le sujetara el paraguas a Harry.

Con niños es cuando los dos acaban verdaderamete derretidos. 6

Durante los Invictus Games pudieron disfrutar de un ratito con los familiares de los atletas, y a los dos se le veía en la cara las ganas que tienen de ser padres. ¡Ya queda menos!

Advertisement

Al fin y al cabo son dos chicos jóvenes que sólo quieren disfrutar de sus vidas. 7

En un evento en Australia, en Bondi Beach, compartieron con la fundación One Wave, que ayuda a personas con problemas emocionales a lidiar con ellos a través del surf. Se lo pasaron en grande con este grupo tan divertido.

La pareja siempre va agarradita de la mano. 8

Así fue como llegaron a la recepción oficial en Melbourne, Australia. A la reina Isabel seguro que no le gusta mucho que la pareja esté siempre de la mano en público, pero va siendo hora de que la reina modernice un poco sus pensamientos.

Advertisement

La pareja hasta se ha besado en público. 9

Una cosa es agarrare de la mano, pero lo de besarse en público sí que es llegar al extremo, pues el no poder besarse en público es una de las reglas de la casa real británica. Harry emuló a su papá al ganar un torneo de polo y besar a su esposa, saltándose el protocolo de palacio completamente y, seguramente, escuchando a la reina leerle la cartilla. Todo sea por amor.

Meghan y Harry tienen unas ganas tremendas de conocer ya a su futuro hijito o hijita. 10

En cuanto ven a un bebé, a los dos se le cae la baba. Los duques de Sussex esperan impacientes el día en que puedan conocer a su bebito.

Advertisement

Comparten tanto, que hasta le dieron de comer a los animales de una granja juntos. 11

Los duques son inseparables, por eso disfrutan de cada momento que pueden estar juntos: ya sea viajando por el mundo vestidos con los mejores diseños, o dándole de comer a los animales de una granja en Dubbo, New South Wales.

La cara de ternura de Meghan al ver a este nene abrazar a su marido lo dice todo. 12

Los pequeñitos son su punto débil y por eso Meghan no pudo aguantarse al ver como este pequeñito discapacitado se abrazaba cariñosamente con su marido en Australia. El gesto la delata: Meghan está lista para ser mamá.

Advertisement

Lo mismo ocurrió en la visita al zoo de Sídney. 13

Los ojits de los recién casados cuando interactuaban con este bebito nos cuenta tants de la personalidad de cada uno y de sus ganas de ser papás.

Harry pudo presentarle a su amiga Daphne Dunne a su esposa. 14

Un momento mágico en su relación fue cuando, nada más llegar a Australia, Harr  pudo presentarle a Meghan a su amiga Daphne, una anciana de 98 años a quien el príncipe conoció en 2015, en otra visita a Australia.

Advertisement

La competividad no la mata ni todo el amor del mundo. 15

Durante un evento benéfico en la Universidad de Loughborough, la pareja compitió en una torneo de tiros de baloncesto... y ganó Meghan. Por mucho que se quieran y se adoren, la cara de desaprobación de Harry al ver que perdió contra su señora, no tiene desperdicio.

Una mujer que se rie con tus amigos es un verdadero tesoro. 16

No nos extraña que los duques se lleven tan bien, pues no sólo se quieren y se admiran, sino que además comparten muchos intereses comunes, lo cual hace sus vidas mucho más divertidas. No es raro verles rodeados de amigos, desgañitándose de la risa. ¿Hay algo más tierno que eso?

Advertisement

Los mejores momentos son los que no se planean. 17

Dijo Meghan en una entrevista que lo que le conquistó de Harry fue su sentido del humor. Visto lo mucho que se ríe a carcajadas con sus ocurrencias, parece que no estaba mintiendo para nada la exactriz estadounidense.

En mayo vivieron un día mágico, que nos regaló infinidad de imánes súper tiernas. 18

En mayo vivieron un día mágico, que nos regaló infinidad de imánes súper tiernas.

Getty Images

Meghan tuvo una boda de cuento de hadas, y el día nos regaló muchísimos momentos en los que podíamos haber muerto de ternura. Uno de ellos fue este momento de complicidad entre ambos, que quedará para siempre en nuestra memoria.

Advertisement

El primer beso oficial entre los duques de Sussex como esposos fue de película. 19

Fue el colofón perfecto para un día verdaderamente inólvidable para estos dos enamorados que, por fín, pudieron celebrar su amor con todos sus amigos y familiares.

Las fotografías de su compromiso ya eran de las más bonitas que hemos visto en mucho tiempo. 20

El amor incondicional entre ambos casi se puede palpar en esta imagen, pero son sus sonrisas lo que logra que el momento sea verdadermante enternecedor. Es imposible imaginar que Meghan y Harry pudieran ser más felices de lo que lo son ahora.