Por supuesto que el primer amor es inolvidable y deja huellas imborrables y suspiros ante el recuerdo. Pero la verdadera estabilidad, la verdadera plenitud y la verdadera madurez llegan casi siempre en las experiencias con tu segundo amor o en una segunda oportunidad.

Lee más en ¿Qué más?8 secretos para encontrar a tu verdadera alma gemela

Imagen vía Pixabay

El primer amor es tan intenso que te hace perder los estribos y te lleva a tomar decisiones arrebatadas. 1

El primer amor es tan intenso que te hace perder los estribos y te lleva a tomar decisiones arrebatadas.

Imagen vía iStock

El enamoramiento y lo apasionado del primer amor, llevan al romance voraz por el cual te atreves a dejar todo sin medir las consecuencias. La entrega es absoluta pero ciega y esto a la larga no te deja nada bueno.

Advertisement

Tu segunda pareja es una oportunidad de poner los pies sobre la tierra y no volar sin sentido entre las nubes. 2

Tu segunda pareja es una oportunidad de poner los pies sobre la tierra y no volar sin sentido entre las nubes.

Imagen vía Corbis

Es muy probable que logren una intimidad emocional muy diferente a la del primer romance. Las experiencias anteriores dan la pauta para ir con cautela y hacer de la entrega algo maduro y responsable y a "ritmos realistas".

Advertisement

La relación se vuelve mucho más adulta y serena por lo que tu estabilidad emocional es mayor. 3

La relación se vuelve mucho más adulta y serena por lo que tu estabilidad emocional es mayor.

Imagen vía Pixabay

Cuando estás libre de apasionamientos puedes ser mucho más adulta y objetiva, la relación no es tormentosa y se llegan a mejores acuerdos y a mejor comunicación por el efecto de haber aprendido la lección.

Reconoces y valoras cada detalle positivo de tu relación y le das más importancia a lo que sí tienes en ella. 4

Reconoces y valoras cada detalle positivo de tu relación y le das más importancia a lo que sí tienes en ella.

Imagen vía Pixabay

Una de los aspectos que más lleva al fracaso en una relación es sentir que nada es suficiente y pedir más y más sin valorar lo que sí se tiene. En el segundo amor las cosas cambian porque pones los reflectores en todo eso que te da.

Advertisement

Después de venir de intensos dramas lo que menos quieres son más berrinches así que le bajas a la histeria. 5

Después de venir de intensos dramas lo que menos quieres son más berrinches así que le bajas a la histeria.

Imagen vía Pixabay

La lucha de poderes del primer amor te deja un muy mal sabor de boca por lo que seguramente prefieres negociar y hacer acuerdos de ganar-ganar. Las malas experiencias te han enseñado que el orgullo y el ego no son buenos consejeros.

Advertisement

Quizá tu segundo amor llegue en una época de tu vida de éxito y madurez y sabes lo que quieres. 6

Quizá tu segundo amor llegue en una época de tu vida de éxito y madurez y sabes lo que quieres.

Imagen vía Pixabay

Quizá toco a tu puerta después de los treinta por lo que tu momento de vida es de estabilidad e independencia en todos los sentidos. La seguridad y la autoestima han pasado por muchas pruebas que las han fortalecido.

Advertisement

Sabes que debes resolver los problemas y conflictos de forma distinta y dejas de luchar para conciliar. 7

Sabes que debes resolver los problemas y conflictos de forma distinta y dejas de luchar para conciliar.

Imagen vía Pixabay

En tu primer amor buscabas la guerra y ahora buscas la paz. Las formas de resolver los conflictos se dan de forma mucho más equilibrada y estable y ahora en lugar de ganar buscas solucionar.

Esta vez quieres que funcione y al haber aprendido de tus errores anteriores estás menos defensiva. 8

Esta vez quieres que funcione y al haber aprendido de tus errores anteriores estás menos defensiva.

Imagen vía Corbis

Estás dispuesta al cambio, sabes que puedes hacer pequeños ajustes en tu forma de actuar –sin que esto cambie tu esencia- y esta flexibilidad no te representa problema, al contrario sabes que tu disposición ayudará a la relación.

Advertisement

Ya no hay tantas mariposas pero tampoco hay desilusiones y decepciones. 9

Ya no hay tantas mariposas pero tampoco hay desilusiones y decepciones.

Imagen vía Corbis

Has aprendido que no existe el hombre perfecto y que no existe la relación perfecta porque siempre hay algo que mejorar. Eso te ayuda a no colocar expectativas tan altas y a vivir con tranquilidad un día a la vez.