"En este tiempo aprendí… que el presente es el obsequio más valioso de la vida, la abundancia es la materia prima del universo y la carencia es el lujo de los dormidos". Poético, ¿no crees? En ocasiones, cuando mis pacientes están instaladas en el pasado, les leo esta frase de Guillermo Ferrara. Aquí te cuento ocho desventajas de quedarte en lo que fue.

Lee más en ¿Qué más?: 10 Razones por las que no vale la pena guardar rencor

Imagen vía Corbis

Reafirmas el resentimiento 1

Reafirmas el resentimiento

Imagen vía Corbis

Cuando de emociones destructivas se trata, sería ideal recordar el pasado solo en imágenes, y no en sensaciones y emociones. Desafortunadamente, cuando resientes, hay una tendencia a revivir lo que ya pasó en todas sus dimensiones. Acepta el pasado y, si no puedes hacerlo sola, busca ayuda.

Advertisement

Te puedes instalar en el arrepentimiento 2

Te puedes instalar en el arrepentimiento

Imagen vía Corbis

Cuestionarte qué hubiera pasado, es infructuoso. Lo que hiciste o dejaste de hacer es parte de una realidad que necesitas asumir, ya que forma parte de tu historia. Culparte en tus recuerdos es una salida muy fácil para distraerte de tu responsabilidad de construir tu presente.

Advertisement

Te estacionas y no evolucionas 3

Te estacionas y no evolucionas

Imagen vía Corbis

No evites la madurez por miedo a la vejez, pues en esta vida nada es permanente. Además, cada ciclo te alimenta de formas maravillosas. Acepta el pasar del tiempo, y fluye con ello. Date la oportunidad de crecer, y pon en práctica tu sabiduría.

No disfrutas el momento 4

No disfrutas el momento

Imagen vía Corbis

Observa a tu alrededor, concéntrate en tu respiración, vive este momento y conéctate, disfrútalo, y saboréalo. Date cuenta que cada minuto no será igual al que sigue; cada momento es único. Vívelo con conciencia, aquí y ahora.

Advertisement

Te das significado desde lo que fuiste y no desde lo que eres 5

Te das significado desde lo que fuiste y no desde lo que eres

Imagen vía Corbis

Cuando tu mente está en el pasado, congelas las ideas, imágenes y sensaciones con respecto a ti y a tu entorno. Por lo tanto, sigues sintiendo y viviendo como lo que ya no eres. Tú eres quien eres hoy, no lo olvides.

Cierras la puerta a lo que sigue 6

Cierras la puerta a lo que sigue

Imagen vía Corbis

Aceptar las vivencias y experiencias pasadas como una escuela que te dio conocimiento y sabiduría, abre la puerta a nuevos retos. Transforma y mantén vigente la mejor versión de ti misma. Si pierdes la capacidad de sonreír es porque quisiste elegir ese camino, pero tienes más opciones. ¡Úsalas!

Advertisement

Te puedes llenar de amargura 7

Te puedes llenar de amargura

Imagen vía Corbis

La queja ante las experiencias que se vivieron es mucho más cómoda que encontrar las soluciones para superarlas. Puedes acostumbrarte a perderle sentido a tu vida si no te pones las pilas y recuperas tu felicidad. Tu plenitud es solo responsabilidad tuya.

Puedes vivir con una coraza permanente 8

Puedes vivir con una coraza permanente

Imagen vía Corbis

Un aparente fracaso del pasado puede llevarte a tener armaduras innecesarias que te impiden vivir plenamente tu presente. Incluso, podrías estar más preocupada por evitar el dolor, que por buscar tu plenitud. Concéntrate en tu vida presente, aquí y ahora. No tienes nada de qué defenderte.