Todas hemos dedicado tiempo al chisme sobre la vida de otros. Y, por supuesto, también hay quienes lo han hecho con la nuestra. Es un pasatiempo que, aunque a veces no es el mejor, por algo lo hacemos. Acá te cuento por qué chismeamos.

Lee más en ¿Qué más?11 cosas increíbles que suceden cuando dejas de quejarte por tres semanas

Imagen vía Corbis

El alivio del "yo estoy bien y tú estás mal" 1

El alivio del

Imagen vía Corbis

El chisme te pone el disfraz de juez ante una situación. Te hace sentir el beneficio indirecto de creer que tu postura es la correcta. Así, te reafirmas que vas por el camino indicado, y te relajas después de medir tus conductas cuando las comparas con las de alguien más.

Advertisement

El consuelo de la comparación 2

El consuelo de la comparación

Imagen vía Corbis

Compararnos ayuda de manera inconsciente a reafirmar nuestra identidad. Además, te calma al sentir que alguien está peor que tú. Es una manera indirecta de supervivencia emocional, en la que buscas estar en ventaja.

Advertisement

El efecto espejo 3

El efecto espejo

Imagen vía Corbis

¡Ojo! Lo que dices puede ser una proyección de lo que no quieres ver en ti. Por ahí dicen que "lo que te choca, te checa". Así que, cuando uses el chisme, primero obsérvate, pues quizá estés criticando lo que no toleras en ti.

La consecuencia del poder 4

La consecuencia del poder

Imagen vía Corbis

Tu amiga te dice: "Te tengo un superchisme, y nadie más lo sabe". Y tú, le respondes: "¡Cuéntamelo!". Tienes la información, y eso te deleita porque te da un estatus de poder.

Advertisement

El alivio de la aceptación 5

El alivio de la aceptación

Imagen vía Corbis

Todo ser humano le huye al rechazo, y el chisme es un factor central de aceptación. Este permite saber si estás en el grupo correcto o no. Sin embargo, podrías poner autoestima en juego al tener que escoger lados. 

Advertisement

El placer del intercambio 6

El placer del intercambio

Imagen vía Corbis

El chisme puede a veces funcionarte como una moneda muy valiosa, en donde el intercambio de información resulta ser como un "regalito" para ampliar el placer de la conversación.

Advertisement

Aprendemos de él 7

Aprendemos de él

Imagen vía Corbis

Al calificar o descalificar una situación o conducta, aprendes a lidiar con tus propias situaciones conflictivas. Esto te lleva a un ensayo imaginario de lo que crees que debes hacer o no.

Fortalece la inclusión 8

Fortalece la inclusión

Imagen vía Corbis

"¿Cuándo te veo? Tengo mucho que contarte". Esta frase puede ser el detonante para planificar un encuentro. La curiosidad que genera el estar al tanto de lo último en la vida de tus allegados, puede darte la seguridad de sentirte incluida.