No hay nada tan absurdo e inverosímil como terminar involucrada en un triángulo amoroso. No solamente puedes salir perjudicada y herida, sino terminar en tremendo lío. Muchas veces sabemos en lo que nos podemos meter antes de dar el primer paso, pero como dicen por ahí, el que juega con fuego se puede quemar. Para que no termines convertida en la amante, fíjate en estos consejos. 

Lee más en ¿Qué más?: 12 Cosas que absolutamente debes hacer antes de casarte

Imagen vía Corbis

No seas su mejor amiga 1

No seas su mejor amiga

Imagen vía Thinkstock

Los hombres son más propensos a ser infieles con las amigas o con alguien que ya conocen. Evita convertirse en "su mejor amiga" a la que le cuenta todos los problemas de su relación, la que lo escucha y lo comprende porque vas a terminar involucrada emocionalmente tarde o temprano. 

Advertisement

No salgas con él 2

No salgas con él

Imagen vía Thinkstock

Si te invita a cenar, a tomar un trago, un café o a caminar simplemente no aceptes la invitación. Si sabes que está casado o en una relación, echa a correr así los rumores sean de que no está feliz, porque esto significa que está buscando diversión por fuera y piensa que tú se la puedes dar. 

Advertisement

No le creas todo 3

No le creas todo

Imagen vía Corbis

Evita creer todo lo que dice: que si su mujer le puso los cuernos, que si ya no tienen intimidad, que si se les acabó la pasión, que si solo están juntos por los hijos, que se va a divorciar. Ellos hacen lo que sean con tal de conquistar a una mujer y mentir, es una de sus armas de seducción. 

Lo que te dice a ti, pues ... 4

Lo que te dice a ti, pues ...

Imagen vía Corbis

Lo mismo que te dice a ti, se lo dice a las demás. Cuando un hombre está mal en su relación de pareja, va a querer mirar a otros lados y si el hombre te atrae puedes resultar en problemas. 

Advertisement

Sé fuerte 5

Sé fuerte

Imagen vía Thinkstock

Ten claras tus prioridades, tus metas y tus sueños para evitar desviarte del camino y perder tiempo con quien solo desea gastar tu tiempo. 

Advertisement

Enamórate con la cabeza 6

Enamórate con la cabeza

Esto quiere decir que te fijes en lo que tu prospecto te puede ofrecer como compañía, fidelidad, respeto, no amor a raticos y cuando se pueda escapar de su casa. 

Advertisement

No esperes nada de él 7

No esperes nada de él

Imagen vía Thinkstock

Una vez caes en la categoría de amante permanecerás allí. Los hombres saben distinguir entre la esposa y la querida, así que es mejor que no pierdas tiempo esperando que te dé un anillo porque no va a ocurrir.

La intimidad con él no significa nada 8

La intimidad con él no significa nada

Imagen vía Thinkstock

El hecho de que la intimidad con él te haga ver otros planetas, destellos de luz, flores de colores o estrellas fugaces no significa que sea Mr. Right. Este es solo un aspecto de muchos otros en los que te debes fijar. 

Advertisement

No te ofrecerá todo 9

No te ofrecerá todo

Imagen vía Corbis

Mi abuelita decía que el que es buen marido no es buen amante y el que es buen amante es mal marido. Es difícil encontrarlo todo en un hombre, pero lo que sí puedes encontrar es un hombre que comparta tus mismos valores, sueños y metas como pareja. 

Trabaja en tu autoestima 10

Trabaja en tu autoestima

Imagen vía Thinkstock

Es imposible que cambiemos a los demás, pero tú sí puedes trabajar en los aspectos que sientes un poco débiles. Cuando tenemos el autoestima baja tendemos a fijarnos en el hombre equivocado y ponernos en tercer lugar. Tu lugar siempre debe ser el primero. 

Advertisement

Sal y diviértete 11

Sal y diviértete

Imagen vía Corbis

Quedándote en casa no vas conocer personas nuevas y entablar nuevas relaciones. Abrir tu mente y tu corazón es importante a la hora de conocer y comparar. 

Conoce bien sus intenciones 12

Conoce bien sus intenciones

Imagen vía Thinkstock

Elige la persona indicada, conócela bien, conoce su familia, sus amigos, su entorno, su trabajo, y sus sueños, pero sobre todo, cuáles son las verdaderas intenciones contigo. Tú no estás para perder el tiempo, ni para ser plato de segunda mesa.