Transgénero asume importante cargo público en Colombia

Cuántos de nosotros no conocemos a alguien que ha sido víctima de una descalificación simplemente por su sexualidad. Historias tengo muchas, unas que me afectan muy de cerca porque he visto como miembros de mi familia, algunos de mis afectos cercanos han sido señalados con el dedo por el simple hecho de ser homosexuales.

Una vez sostuve una pelea con un conocido, quien me hizo estallar con sus insinuaciones acerca de alguien a quien quiero mucho. Con la cabeza hirviendo, pero la cordura aún dentro de los límites, le dije “¿lo que estás intentando decir es que fulano es gay ?... si es así ¿qué pasa? Ya quisieras tú tener la mitad de la hombría de él”. Mi amigo no entendió mis palabras y se carcajeó, con la risa que sale de la ignorancia.

Advertisement

Sí, pienso que quienes juzgan a los demás por su sexualidad son ignorantes. Cuántas miserias y grandezas nos conforman como seres humanos que van más allá del sexo. ¿Quiénes somos para juzgar y señalar a alguien?

Qué difícil deber ser enfrentar cotidianamente la vida sintiendo que algún dedo acusador se posará sobre nuestra cara simplemente por nuestra elección sexual. Hay valores más profundos como la honestidad, la sinceridad y la amistad que deben anteponerse a la hora de dar nuestro punto de vista sobre alguien. Ya lo dijo una vez el héroe mexicano Benito Juárez, “el respeto al derecho ajeno es la paz”, una de mis frases favoritas.

Esta mañana, en mi consumo de noticias matutino me detuve en un reportaje sobre Tatiana Piñero Laverde, directora de la Secretaría de Integración de Bogotá, una oficina que maneja un presupuesto equivalente a $150 millones de dólares, que se encarga de algunos de los programas sociales más importantes de la capital colombiana. ¿Qué cual es la novedad? Pues que Tatiana estrenó su identificación personal como mujer hace tan solo cuatro años. Además de ser la primera persona transgénero en ocupar un cargo público en el Estado colombiano.

Tatiana es contadora pública, con especialización en administración de recursos. La ejecutiva comentó que hace unos años cuando decidió cambiar de género, pensó dónde iba a quedar su carrera. Aseguró ante la cámara que siempre se sintió como una mujer atrapada en un cuerpo de hombre. ¿Qué difícil, no? Hay seres humanos que se pasan la vida buscando lo que ya habían encontrado, pero que no querían ver. Hay otros, mucho más valientes que prefieren abrir las puertas de los clósets y enfrentar la vida con honestidad.

Durante la entrevista que concedió a CNN En Español, aseguró que su caso, quizás sirva para que se abra el debate  público sobre la tolerancia hacia personas como ella, quien también dijo que el desconocimiento –para no utilizar una vez más la palabra ignorancia- por parte de algunos hacia las personas LGBT, hace que se satanicen.

Otro de los deseos de esta contadora es que su desempeño frente a este cargo se mida de acuerdo a su rendimiento profesional y no se base en su condición de transgénero. Yo quiero sumar al deseo de Tatiana, que ojalá tanto ella, como todas las personas fuéramos medidas por nuestras acciones y que la tolerancia hacia los demás, hacia lo que desconocemos, hacia otras culturas, razas y seres humanos cada día creciera más. Ojalá, se nos inoculara de forma intravenosa el pensamiento de Benito Juárez y respetáramos a los otros para que viviéramos en paz.

¿Estás de acuerdo con que Tatiana Piñero ocurgue tan alto cargo en la gerencia pública en la capital colombiana?     

Imagen via CNN