Llevo mucho tiempo sin ser una católica practicante, pero cuando estoy en aprietos no lo pienso dos veces a la hora de rezarle a mis santitos. Me encantan todos y, con el perdón de las mamás cristianas que sé que eso lo ven mal, me parece excelente que cada quien tenga su especialización en lo que se refiere a milagros y que además se reconozca la vida de seres excepcionales que, no sólo vivieron haciendo el bien, sino que además le dan esperanzas a mucha gente. 

Lee más en ¿Qué más?: 15 canciones latinas que te harán sonreir SIEMPRE (VIDEO)

A veces no me acuerdo de cuál es para qué, pero me basta con darme un paseíto por mis recuerdos infantiles para encontrar al que me va a sostener cuando un ser querido está enfermo, al que voy a mandar con mis hijos a la escuela y hasta al que le tengo que poner una velita cuando tengo un problema al que no le veo salida.

Para mí, más allá de la fe de cada quien, los santos son parte de la experiencia mística-religiosa de todo latino, sea católico o no. Son parte de nuestra cultura y, aunque no se crea en ellos como parte del ejército de Dios, hay que reconocer que tienen su mérito. La forma en que yo lo veo es que sus ejemplos de vida nos ayudan a ser mejores y sus imágenes nos ayudan a centrar nuestro espíritu y hasta nuestra mente. ¿Quién puede decir que hay algo de malo en eso?

Aquí te paso mi arsenal de santos, a los que me encomiendo en momentos críticos. A lo mejor alguno te da una manito.

Imagen vía Aaron Díaz/Instagram

Santa Rita 1

Santa Rita

Imagen vía Wikicommons

Santa Rita de Casia es la patrona de las enfermedades, heridas, problemas maritales, las causas imposibles y por todo eso, se considera la protectora de las mujeres que sufren de abuso doméstico.

Advertisement

San Antonio de Padua 2

San Antonio de Padua

Imagen vía Aaron Díaz/Instagram

Es un santo portugués patrón de las bodas, por lo que tradicionalmente en España, Portugal y América Latina, las mujeres solteras le piden que les encuentre marido, en especial el día del santo el 13 de junio.

Advertisement

San Isidro labrador 3

San Isidro labrador

Imagen vía RPP

Debido a su profesión, labrador, se le considera patrono de los labradores y es venerado en muchos pueblos con procesiones en las que se bendicen los campos. La oración más común es: "San Isidro Labrador quita el agua y pon el sol".

Santa Eduvigis 4

Santa Eduvigis

Imagen vía Retablos de México

Santa Edugivis, como también se le llama, es la atrona de los que tienen deudas, los insolventes y los desvalidos. Ha sido reconocida por sus milagrosos favores en pro de las personas desamparadas y de su ayuda incondicional a los menos favorecidos

Advertisement

San Martín de Porres 5

San Martín de Porres

Imagen vía Momentum

Uno de los primeros santos latinoamericanos, San Martín de Porres se le adujdicaba el poder de la bicolocación, de poder estar en más de una parte al mismo tiempo. Por eso me parece que es el santo de las mamás. Además es considerado el patrono de la paz universal.

La Virgen de la Leche 6

La Virgen de la Leche

Imagen vía Viajo por Perú

La Virgen de la Leche es la patrona de las madres, por lo que ayudan a las que quieren quedar embarazadas y las que están amamantando. En Puerto Rico se la conoce como la Virgen de Belén, en honor a la iglesia en el pueblo de Belén, eregida en el lugar donde supuestamente la Virgen María amamantó al Niño Jesús.

Advertisement

San Onofre 7

San Onofre

Imagen WikiCommon

Es el santo de los casos urgentes y de los que necesitan dinero rápido.

San Judas Tadeo 8

San Judas Tadeo

Imagen vía El Día del Jaguar

Es el patrono de las causas difíciles o desesperantes, especialmente de los enfermos incurables y los problemas difíciles.

 

Advertisement

San Pancracio 9

San Pancracio

Imagen vía Janmi

Este es el santo que necesitas cuando quieres dinero o trabajo. Conozco a más de una persona que le pone el perejil en la manito como en la foto, lo que supuestamente ayuda.

San Benito de Nursia 10

San Benito de Nursia

Imagen vía Las Oraciones.com

Es el santo contra las tentaciones, las enfermedades inflamatorias, los religiosos, los escolares y las alergias y en mi país si tienes un inquilino que no quiere desocupar tu propiedad le pides a San Benito que te lo aleje.