El cáncer lleva a Karla Martínez a cortarse el cabello y el de sus hijas

El gesto de la presentadora de Despierta América, Karla Martínez, de entregar su cabello y el de sus hijas a la organización Locks of Love  -que hace pelucas para niños que se han quedado calvos a consecuencia de los tratamientos contra el cáncer- me tiene absolutamente conmovida. No sólo porque renunció a su pelo para ayudar a los demás, sino porque aprovechó la oportunidad para enseñar el valor de las buenas acciones a sus niñas. ¡Tremenda madre!

Bien dicen que los hijos aprenden más de lo que uno hace, que de lo que uno dice. Enseñar con el ejemplo es algo que todas debemos hacer.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Grandes lecciones que nos dan los niños muriendo de cáncer

Desde hace muchos años he oído hablar de esta organización que ayuda muchísimo con el ánimo y el autoestima de los chiquitos afectados por esta horrible enfermedad, pero tuve la suerte de tener una experiencia cercana el año pasado con una familia cuya hija murió de cáncer.Muchos miembros de su familia, incluyendo su papá y primos en lugares tan remotos como China se han dejado crecer el cabello y lo han donado a Locks of Love.

Si te interesa esta posibilidad, lo primero que debes hacer es confirmar que tu cabello está libre de áreas que hayan sido decoloradas. Teñidas están bien. Luego, tienes que medir el largo de tu pelo en una cola de caballo. Debe ser más de 10 pulgadas, 25, 4 centímetros.

Lee más en ¿Qué más?: Día mundial del cáncer: ¡Protégete de los que afectan a los más jóvenes!

Si tu pelo o el de alguien en tu familia no funciona para hacer pelucas, la organización también acepta donaciones. A veces hacen excepciones con pelo más corto, que usan para vender y conseguir más fondos. Lo importante es que venga amarrado como una cola de caballo.

Para mí ayudar a los demás es un privilegio que beneficia a todos los involucrados, empezando por mí misma y mi familia. Confieso que esto de donar el cabello me parece algo muy especial, pero hasta ahora siempre sucumbo a la vanidad y me hago los reflejos, por lo que mi pelo no sirve. Prometo acordarme la próxima vez, así que si lo consigo les contaré el año que viene. Pero si tu puedes ¡Anímate!

Imágenes vía Twitter

Topics: cancer  caridad  beneficencia