Como cada año, el 12 de diciembre, son millones los fieles que acuden a la Basílica de Guadalupe para mostrarle su cariño y devoción a la Patrona de México, como se le conoce a la Virgen de Guadalupe. Esta bella tradición, tiene sus orígenes en un relato náhuatl que cuenta que un 12 de diciembre de 1531, la Virgen de Guadalupe, se le apareció en varias ocasiones a un indígena llamado Juan Diego Cuauhtlatoatzin, en el cerro del Tepeyac, ordenándole que fuera en busca del obispo Juan de Zumárraga y le dijera que ella solicitaba la creación de un templo en ese lugar.

El sacerdote, incrédulo, ante lo que le estaba contando Juan Diego, le pidió una prueba. Ante tal petición, La Virgen le encomendó al indígena, que cortara unas rosas de Castilla (flores que no son originarias de México y que difícilmente crecían en la zona) en la cima del cerro y las guardara dentro de su ayate (tela de fibra de maguey con la que los indígenas cargaban cosas). Juan Diego obedeció y cuando regresó con el obispo para mostrarle la prueba, al extender la tela, apareció la deslumbrante imagen de la Virgen morena con rasgos mestizos, plasmada sobre el ayate.

Desde entonces, cada año, son millones los feligreses que acuden a la Basílica de Guadalupe, para conmemorar el gran milagro de La Patrona de México, así como muchas otras maravillas, que los fieles le atribuyen. Aquí te dejamos la lista de los milagros más sorprendentes que se le atribuyen a La Guadalupana.

 

Atentado contra Nuestra Señora de Guadalupe 1

Atentado contra Nuestra Señora de Guadalupe

Imagen vía Flickr//Saguayo

El 14 de noviembre de 1921 después de una ceremonia en la Basílica de Guadalupe un hombre colocó ante la imagen original de la Virgen de Guadalupe un ramo de flores. Minutos después se produjo una fuerte explosión que dejó vidrios rotos, candeleros destrozados, un retablo de mármol dañado y hasta un pesado crucifijo de bronce, quedó doblado tras el impacto. Pero el ayate de Juan Diego donde se encontraba plasmada la imagen de La Virgen no sufrió ningún percance.

Advertisement

La imagen sagrada se salva de los efectos del ácido 2

En 1791, una mezcla de ácido nítrico y agua, le cayó a la imagen de la Virgen de Guadalupe, en el extremo superior derecho, mientras limpiaban el marco de plata que la protege. A pesar de que la sustancia tiene un efecto corrosivo, el lienzo no fue destruido y sólo quedó una mancha como de agua.

Advertisement

La imagen de la Virgen de Guadalupe se modifica ante la lente de un fotógrafo 3

El 14 de noviembre del 2005, en la ciudad de Coro, Venezuela, un fotógrafo llamado Elvin Pérez, se encontraba tomando una serie de fotografías, a una imagen de la Virgen de Guadalupe, que había sido consagrada por Juan Pablo II en el Vaticano dos meses antes de que muriera. Días después, el 7 de diciembre, al revisar las imágenes, el fotógrafo se percató de que la imagen de La Virgen fue elevando su rostro y sus manos, hasta mirar de frente al fotógrafo, como relata el sitio PeriodistaDigital. Mira aquí las imágenes.

El misterio de los ojos de la Virgen de Guadalupe 4

El misterio de los ojos de la Virgen de Guadalupe

Imagen via YouTube

Varios son los estudios que se han realizado en torno a los ojos de la Virgen de Guadalupe. Los primeros hallazgos datan de 1956 cuando el doctor mexicano Javier Torroella Bueno, descubrió que los ojos de la imagen de la Virgen, tenían características humanas, ya que encontró en estos un triple reflejo de los objetos que se le ponían enfrente y las imágenes se distorsionan por la forma curva de las córneas, como indica el portal VirgendeGuadalupe.org.mx.

Advertisement

Aparición de la imagen de la Virgen de Guadalupe en un árbol 5

Aparición de la imagen de la Virgen de Guadalupe en un árbol

Imagen via YouTube

Muchos devotos de la Virgen de Guadalupe, aseguran que una imagen incrustada, que se apareció un 10 de julio del 2012, en el tronco de un árbol en Nueva Jersey, corresponde a la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe. Desde entonces cientos de creyentes se acercan al lugar para dejarle flores y regalos. Y aunque la iglesia católica no se ha pronunciado al respecto, los feligreses no parecen perder la fe.