La "Mom in Chief" Michelle Obama es como tú y como yo (VÍDEO)

Cuando la vi caminar por el escenario de la Time Warner Cable Arena, en Charlotte, derrochando garbo y clase —como si se tratará de una pasarela de la Semana de la Moda en Nueva York y no de la Convención Nacional Demócrata—, enfundada en ese vestido rosa tornasol que, lejos de ocultar, acentuaba sus amplias caderas, mostrando esos brazos mejor torneados que los de una atleta olímpica, calzando unas zapatillas también rosadas y con una manicura gris lavanda, no pude sino pensar: Michelle Obama se las trae.

Regia, segura de sí misma, no cabe duda de que "Mrs. O" se siente cómoda en su propia piel, que anoche parecía como de cera

Advertisement

Se siente cómoda en su propia piel y también en un vestido sencillo que realza sus atributos naturales. Si bien lo que lució anoche fue especialmente creado para la Primera Dama por la diseñadora afroamericana Tracy Reese, no es menos cierto que los diseños de esta modista de Detroit basada en Nueva York, tienen un precio que en promedio varía entre los oscilan entre los $400 y los $500.

Cuando me enteré de que las zapatillas de gamuza eran, como en otras ocasiones, de J.Crew (y que se pueden comprar por internet en $245), pensé que definitivamente la señora Obama redefinió el rol y el look de la Primera Dama y se mantiene fiel a su esencia de mujer que como tú y como yo, trabaja, está pendiente de su familia y cuida el presupuesto familiar, así su familia viva en la Casa Blanca.

Pero Michelle no sólo brilló con luz propia porque lució espectacular. Creo que me quedo corta si digo que fue la estrella de la Convención Nacional Democrática por un discurso que conectó con la audiencia no sólo en la Arena de Charlotte, sino también con quienes nos quedamos pegados de la televisión escuchándola contar la historia de su vida.

Directo al corazón, Mrs. O nos habló del sacrificio de sus padres para que ella tuviera la mejor educación posible, de cómo el hoy Presidente de los Estados Unidos fue criado por una madre soltera con la ayuda de su abuela —cualquier parecido con nuestra realidad, NO es pura coincidencia—, de cómo cuando se casaron estaban enamorados y endeudados con créditos educativos, y de cómo su esposo sabía lo que era el sueño americano porque él lo había vivido.

Lee más en ¿Qué más?: Julián Castro, el nieto de una cocinera indocumentada que podría ser presidente (VÍDEO)

Le creí cuando dijo que sigue enamorada de su esposo y que el carácter, las convicciones y el corazón de Barack Obama son los mismos de aquel hombre del que se enamoró hace 23 años. Pero para mí el momento cumbre fue cuando, admitió que su rol más importante no es ni el de Primera Dama ni el de esposa sino el de mamá. "Soy la mamá en Jefe", dijo Mrs. O ante una multitud emocionada a la que no hay duda, se metió en el bolsillo.

Me sentí absolutamente identificada con ella. Al igual que Michelle tuve el privilegio de graduarme en una universidad Ivy League, tuve cargos gerenciales que más de un hombre quisiera para sí, le he dado la vuelta al mundo varias veces y créanme que no hay nada más importante para mí que hacer las tareas con mis hijos. Desde que nacieron, trabajo en mi casa y fíjense como será la cosa que si no están leyendo esta nota más temprano, es porque tuve que salir de carreras a buscar a Andrés Ignacio (10) al colegio, pues no se sentía bien.

Creo que Michelle es como nosotras y que anoche le devolvió la esperanza a las mamás, a las hijas, a las abuelas. No sé cómo estarán las encuestas Barack Obama-Mitt Romney, pero creo que Ann Romney tiene una cuesta muy alta que remontar: una montaña llamada Michelle Obama.

Y a ti ¿qué té pareció la Primera Dama anoche?

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Imagen vía Getty Images

Topics: array