Dos mamás latinas redefinen el partido conservador en México, una puede ser presidenta

Josefina Vázquez Mota fue elegida hoy como la candidata presidencial del gobernante Partido de Acción Nacional (PAN), los conservadores en México. Hace menos de un mes, el PAN también anunció que su candidata para la alcaldía de la populosa y complicada Ciudad de México es Isabel Miranda de Wallace, quien se hizo famosa por su implacable búsqueda de los asesinos de su hijo, víctima del secuestro.

Independientemente de mis opiniones políticas, no puedo más que aplaudir a los dirigentes y a la base del PAN. El permitir que mujeres lleguen a representar al partido para tan altos cargos no debe haber sido fácil en el marco de la ideología conservadora (tradicionalista) del partido y representa un saludo al México moderno, que quiere escapar del estereotipo de país machista.

Advertisement

El tener alcaldesas y hasta una presidentas ya no es un hito para Latinoamérica. Orgullosamente puedo decir que en eso aventajamos muchísimo a Estados Unidos. En este momento tenemos presidentas en Brasil y Argentina. Ya hemos tenido en Chile y Nicaragua. En Colombia, hasta tuvimos una ministra de Defensa (personalmente, creo que no hay cargo más tradicionalmente masculino que ése).

Sin embargo, hay un elemento de estas candidatas mexicanas que me parece importantes contarles: ambas candidatas están presentando el hecho de ser madres como una característica que las hace más valiosas como gobernantes. ¡Por fin!

El candidato líder en las encuestas presidenciales en México es el representante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, pero su ventaja está siendo erosionada por la percepción de que no tiene idea de las necesidades de los mexicanos. En una entrevista reciente, Peña Nieto se defendió por no saber el precio de un kilo de tortillas con la excusa: “Yo no soy la señora de la casa”.

Cuándo le preguntaron a Vásquez si ella era la “señora de la casa”, la candidata panista, madre de tres hijas,  respondió: “Soy una mujer, una esposa, una funcionaria gubernamental…una economista y además una madre. Soy una señora de la casa que sabe exactamente qué está pasando en la cocina y en la mesa de su casa…aunque pase muchas horas afuera, soy como muchas otras madres que trabajan y que todas las noches, después de un largo día, abrimos el refrigerador a ver si todo esta listo o hay que comprar algo al día siguiente”, toda una mamá latina.

Por su parte, Isabel Miranda, quien ganó el premio nacional de Derechos Humanos 2010, fundó el Movimiento Blanco, una plataforma civil que exigía mejoras en seguridad, y actualmente preside la ONG Alto al Secuestro. Isabel Miranda irrumpió en la esfera pública mexicana después de que el 11 de julio de 2005 fuera secuestrado y, posteriormente asesinado, su hijo, Hugo Alberto Wallace Miranda. Fue entonces cuando esta mujer de voluntad firme emprendió una tenaz campaña ciudadana en busca de Hugo Alberto y de sus secuestradores.

La propia activista fue quien guió y exigió respuestas a las autoridades. La candidata ha señalado que si gana los comicios, su propósito será "demostrar que se puede" cambiar México desde la ciudadanía. "No habrá presupuesto, descalificaciones, mañas, cacicazgos que puedan con nosotros. ¡Es tiempo de la ciudadanía!"

¡Tremendas mamás latinas!

Imagen vía AP