Hay una escuela pública en Luisiana que obliga a sus estudiantes femeninas a hacerse pruebas de embarazo si sospechan que podría estar embarazadas. Si una chica se niega, o si resulta estar embarazada, es expulsada y obligada a ser educados en casa. ¿Podrá realmente estar sucediendo esto en Estados Unidos? Me resulta imposible creerlo y, sin embargo, esta es la política en Delhi Charter School en Delhi, Louisiana.

Indignada por esta política discriminatoria e ilegal, la American Civil Liberties Union le ha exigido a la escuela que suspendeda la política inmediatamente o se enfrete a acciones legales. 

Según el manual de políticas de la escuela disponible en su portal:

Si un administrador o un maestro sospecha que una estudiante está embarazada, se llevará a cabo una reunión de padres. La escuela se reserva el derecho de solicitar que cualquier estudiante se haga una prueba de embarazo para confirmar si la estudiante está embarazada. La escuela se reserva además el derecho a someter a la estudiante en cuestión a un médico de su elección. Si la prueba indica que la estudiante está embarazada, a la estudiante no se le permitirá asistir a clases en el campus de Delhi Charter School.

Sinceramente me resulta muy difícil creer que esta escuela pueda tener una política draconiana que no sólo es obsoleta, pero machista, ya que sólo ataca y castiga a las chicas por tener relaciones sexuales, mientras que a los varones no les pasa nada.

¿Y qué hay de la manera en la que una política como ésta afecta a una adolescente embarazada y sus posibilidades de continuar su educación? En lugar de disuadir el embarazo en adolescentes, esta política aisla a las jóvenes y prácticamente las obliga a abandonar la escuela en un momento en el que el apoyo es lo que más necesitan. Sobre todo teniendo en cuenta que el embarazo ya es una de las principales causas para que las adolescentes abandonen la escuela, según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas.

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

La peor parte es que, aunque el director del colegio le dijo al New York Daily News que están revisando la política con un bufete de abogados local para asegurarse de que está en "pleno cumplimiento de la ley constitucional", también dijo que nunca han tenido ninguna queja de los estudiantes o los padres con respecto a la política. ¿Acaso está diciendo que está bien que ellos tengan una política ilegal porque nadie se ha quejado al respecto? Espero que no, porque eso sería simplemente ridículo.

¿Qué piensas acerca de esta política? ¿Qué crees que va a terminar ocurriendo con este caso? Comparte tus ideas con nosotros dejándonos un comentario.

Imagen vía Fred Jala/flickr

About the author

Roxana A. Soto is Features Editor of MamásLatinas. She's a bilingual and bicultural journalist born in Peru and raised in Mexico, Argentina, South Africa and Miami. She's also mom to a girl in 3rd grade and a boy in Kinder. She loves books, languages, traveling and good food – especially when cooked by someone else.

Read More
LIKE WHAT YOU JUST READ?
Click LIKE below to find other posts like this one!
Keep Reading

To leave a comment on this story, please log in with:
  • Facebook
  • MamásLatinas
  • Comment as a Guest
you are logged in as (logout)
Submitting comment, please wait...