Dicen que en el mundo siempre "hay un roto para un descocido" pero este mismo refrán, parece no aplicarse en los temas de economía o de política exterior entre dos naciones. Lo digo, específicamente, por la relación entre Estados Unidos y México. Y es que, mientras en mi país existen bastantes personas a las que les sobran las ganas de trabajar para vivir dignamente y que están dispuestas a desempeñarse en los trabajos más arduos si es necesario, incluso si eso significa arriesgar su propia vida cruzando la frontera; en Estados Unidos, parece no haber tantas personas dispuestas a hacer lo mismo, por unos pocos centavos.

Pero ése no es el problema. La verdadera cuestión, es que aunque ambos países necesitan el uno del otro, para satisfacer sus necesidades, tristemente, hay entre ellos, un grave problema de intolerancia que los separa. Y es que, debido a que cada vez hay un mayor refuerzo de la vigilancia en la frontera, así como una mayor lista de leyes antiinmigrantes, que exigen la revisión constante de documentos que constaten la residencia legal de los inmigrantes; la Federación Agrícola Estadounidense estimó que el sector perderá hasta nueve mil millones de dólares este año por la escasez de trabajadores agrícolas que dejaron de cruzar la frontera, (de los cuales miles son mexicanos) como informó el periódico mexicano El Universal.

Pero al parecer, según este mismo informe, aunque hay una escasez de mano de obra en varios estados, quien está cargando con el mayor peso de este efecto, es California, pues los agroindustriales de la cereza, ya perdieron algunas cosechas y se prevén todavía más pérdidas en la siembra de uva, que comenzará en agosto próximo, pues se necesitarán unos cien mil trabajadores. Lo cual es todo un reto, pues según cifras de La Federación de Agricultores de California, en la entidad hacen falta unos 250 mil campesinos en total.

Y aunque después de estos datos, parece estar claro, el importantísimo rol de los inmigrantes en Estados Unidos, este país parece no darse cuenta todavía, de lo mucho que éstos aportan a su economía. Bien dicen por ahí, que "uno nunca sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido" y todo indica, que esta nación no se dará cuenta de lo que tiene hasta, que sus gobernantes se asomen un día por la ventana y no vean a un solo mexicano (o hispano) trabajando en su jardín o cosechando en el campo. ¡Sí! tal y como acertadamente lo planteó el director Sergio Arau, en su película "Un día sin mexicanos". Pues lamentablemente, sólo hasta que lleguemos a ése punto, será cuando se valore, todo el arduo trabajo que esas honorables manos latinas han hecho por este país, y todo indica que ese momento está muy cerca…

MIRA EL TRÁILER DE LA PELÍCULA

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Imagen vía Getty Images

About the author

Sandra Ortiz Juarez graduated with a Bachelors of Arts in Communications from the University of the Americas Puebla (UDLAP) in Mexico. Sandra received her Masters in Broadcast Journalism from the Escuela Superior de Imagen y Sonido (CES) in Madrid, Spain. She has collaborated with various media outlets including TV AZTECA (Mexico), Libertad Digital Television (Madrid, Spain), AOL Latino (New York) and she is now working with Mamás Latinas in their New York office.

Read More
Filed Under: inmigracion
LIKE WHAT YOU JUST READ?
Click LIKE below to find other posts like this one!
Keep Reading

To leave a comment on this story, please log in with:
  • Facebook
  • MamásLatinas
  • Comment as a Guest
you are logged in as (logout)
Submitting comment, please wait...