En la cabeza de los precandidatos republicanos debe estar sonando desde hoy uno de esos conteos regresivos icónicos de las películas del espacio: 10,9,8,7…..¡despegue! Porque aunque aún falta mucho para agosto, cuando se realizará la investidura formal del candidato presidencial del partido,  los próximos días serán definitivos.

Claro que todas las dinámicas entre los republicanos afectan la forma en que el voto latino ayude a definir las próximas elecciones presidenciales, así que nos conviene tener los oídos bien abierto para entender las posiciones de los candidatos. Aquí te comparto cómo se ven las cosas...

Hoy es la primaria en Michigan, el estado natal de Mitt Romney y sede del sector automotriz. Es una elección crucial porque si el precandidato llegara a perder allí (los pronósticos de su triunfo no son decisivos) se asume que su campaña quedará herida de muerte. El problema es que en 2008 Romney se declaró a favor de la quiebra de las automotrices estadounidenses, si era necesario.

El mismo día es la primaria de Arizona. La polémica y abiertamente anti-inmigrante gobernadora de Arizona, Jan Brewer, dio su respaldo a Romney, lo que se considera es una puñalada para el candidato en cuanto al voto hispano, que representa el 21% en el estado. Se considera que el candidato podría ganar fácil allí, no sólo por su prometida dureza contra los indocumentados, sino  porque en Arizona viven muchos mormones, la religión de Romney. Sin embargo, los analistas han alertado que una baja participación de electores podría jugar en su contra.

Dentro de una semana está programado el llamado Súper Martes, en el que habría primarias en 11 estados. Obviamente estos resultados serán contundentes.

En las dos últimas semanas los candidatos republicanos han venido colocándose más y más a la derecha del espectro político, pues allí es donde está el volumen de los electores dentro de su partido, pero sus esfuerzos por ganar en las primarias podrían ser un boomerang en las elecciones generales de noviembre.

En este esfuerzo han dejado de hablar de la crisis económica que agobia al país, con precios de la gasolina que rondan los 4 dólares el galón, y se han concentrado en temas sociales como el control de la natalidad. El discurso se ha radicalizado de tal manera, que el segundo en la contienda Rick Santorum dijo este domingo que el concepto de separación entre la iglesia y el estado le daba "ganas de vomitar".

A largo plazo el que será beneficiado por estas declaraciones extremas es el presidente Barack Obama, quien ya ha comenzado a subir en las encuestas, gracias a leves mejoras en los indicadores económicos y la retórica inflamatoria de sus posibles rivales. La última encuesta nacional, realizada durante el fin de semana y publicada ayer, le colocó a 10% por encima de cualquiera de los republicanos. Su capacidad de mantener esta ventaja dependerá principalmente de factores ajenos a su control: los precios de la gasolina, y quién salga electo en el partido republicano. 

¿Qué tanta fe tienes en estos procesos electorales? ¿Te has registrado para votar?

Imágenes vía Gage Skidmore, Gage Skidmore/flickr

About the author

Alicia Civita lives in Florida, with her Argentinian husband, her two boys, 7 and 10 years old, her two rescued pit bulls, a parrot, and a red bearded lizard. She has lived and written from Caracas, Madrid, Rio de Janeiro, Buenos Aires, and New York, among other cities. Since becoming a mom she has learned to sew, craft, and play videogames. She dreams with hosting a party with all of her Facebook friends.

Read More
LIKE WHAT YOU JUST READ?
Click LIKE below to find other posts like this one!
Keep Reading

To leave a comment on this story, please log in with:
  • Facebook
  • MamásLatinas
  • Comment as a Guest
you are logged in as (logout)
Submitting comment, please wait...