iStock

Si estás haciendo tu lista de propósitos de año nuevo, te sugerimos incluir algunas resoluciones financieras.

Advertisement

Reduce tus gastos haciendo un presupuesto mensual – Divide una hoja de papel en dos columnas. En una columna escribe todos tus gastos fijos, como vivienda (renta o hipoteca), alimentación, electricidad, impuestos de propiedad, transporte, etc. En la otra columna escribe los gastos variables, como paseos, cine, ropa, zapatos, salidas a restaurantes, el café que compras todos los días cerca del trabajo, etcétera. Suma los gastos fijos y los variables. Después analiza los gastos variables y decide cuáles puedes reducir o eliminar. A lo mejor si te llevas el almuerzo de casa al trabajo, si compras menos ropa, aunque esté en oferta… Te sorprenderá todo lo que gastamos sin darnos cuenta.

Ahorra todos los meses – Si no tienes una cuenta de ahorro, es hora de abrirla. Trata de aportar una cantidad fija cada quincena o una vez al mes. Todos los expertos recomiendan que la cantidad ideal es un 10 por ciento de tus ingresos, pero como no siempre es posible debido a otros gastos, ahorra lo que puedas, ya que aun $10 o $20 dólares mensuales se acumularán y podrían servirte para una emergencia o hasta para ir de vacaciones con tus hijos.

Comienza una cuenta para el retiro – Si tu compañía te ofrece un plan 401K o tienes una cuenta IRA (de retiro individual), trata de aportar la máxima cantidad que puedas. Especialmente si tu empleador contribuye con un porcentaje de tus aportaciones. Además de planificar para tu futuro, el dinero es libre de impuestos hasta que lo retiras, con lo cual ahorrarás también en impuestos.

Compra un seguro de vida – A veces cuando somos jóvenes no pensamos que comprar un seguro de vida sea algo necesario. Pero si tienes hijos o alguien que dependa de ti, es indispensable para asegurarte de que si llegara a pasarte algo, tus seres queridos estén cubiertos económicamente. Un seguro de vida es como un seguro de auto, esperamos nunca tener que usarlo, pero está ahí en caso de emergencia. Y dependiendo del tipo de seguro de vida, si no lo usas, podría ser una forma de ahorro, ya que algunas pólizas te permiten recuperar tu dinero y hasta con intereses al final del término. Como siempre, lo mejor es consultar con un experto. 

¿Te interesa averiguar más? Entérate de cómo State Farm te puede ayudar con excelentes estrategias y servicios financieros, así como seguros.