iStock
La esponja de acero suele usarse en la cocina para quitar las manchas difíciles de las ollas pero, en realidad, puedes usarla para muchas otras cosas. Como es un material muy barato puedes incluirlo en tu arsenal de limpieza y así ahorrar un dinerito extra. 

Más en MamásLatinas: 12 Cosas que puedes limpiar con limón

La esponja de acero es tan versatil que puedes usarla para limpiar desde cosas como tu carro y tu bicicleta hasta tus zapatos.

¡Mira todo lo que puedes hacer con ella!

Limpiar el parabrisas para que quede reluciente. 1

Limpiar el parabrisas para que quede reluciente.

Pixabay

Tener el parabrisas del coche sucio es muy molesto y hasta puede ser peligroso. Límpialo con lana de acero fina (la más fina que viene) y lograrás sacar hasta las manchas de agua.

Advertisement

Llantas de la bici 2

Llantas de la bici

Imagen vía Pixabay

La lana de acero o virutilla (como le dicen en Chile) es ideal para limpiar las llantas de la bicicleta cuando han perdido su brillo o cuando tienen algo de óxido.

Advertisement

Afilar tijeras 3

Afilar tijeras

Imagen vía Pixabay

Nada más odioso que necesitar la tijera y descubrir que está desafilada. La buena noticia es que no es necesario comprar una nueva, prueba cortar una esponjilla de acero varias veces y verás cómo la tijera recupera su filo.

Limpiar zapatillas 4

Limpiar zapatillas

Imagen vía Pixabay

¿Has notado que la parte de los costados de la suela de las zapatillas quedan siempre bastante sucias? Puedes frotar con esponja de acero fina sobre las manchas para deshacerte de ellas.

Advertisement

Manchas de pintura 5

Manchas de pintura

Imagen vía Corbis

La lana de acero es ideal para quitar manchas de pintura o lechada sobre el piso de cerámica.  Recuerda utilizar la más fina para no rayar los pisos. Hace poco me aconsejaron usarla porque estoy pintando mi casa y te aseguro que funciona de mil maravillas.

Advertisement

Aleja las ratas 6

Aleja las ratas

Imagen vía Pixabay

Los ratones y las ratas suelen ingresar a las viviendas por pequeñas grietas o agujeros. La esponja de acero es ideal para impedirles el paso porque no pueden comerla.